• basadoenhechosimaginarios@hotmail.com

Conocer editores: cómo contactar con ellos

Conocer editores: cómo contactar con ellos

En el mundo editorial hay muchos personajes con los que te interesa trabar amistad. Conocer editores, agentes literarios, abogados y publicistas, así como artistas e incluso dueños de las compañías editoriales es algo que puede venirle muy bien a tu carrera literaria. Este artículo es una aproximación a todo lo que debes saber sobre el oficio de escritor que no está directamente relacionado con escribir novelas. Cómo conseguir que te publiquen, conocer editores para recibir la atención deseada y dónde adquirir la experiencia de los autores ya consagrados.

Todo esto parte de la experiencia de Sanderson con la industria americana, por lo que algunos de estos consejos pueden variar respecto a España u otros países. Sin embargo, es posible que el funcionamiento básico no cambie.

El mundo editorial: convenciones y editores

Este artículo se divide en dos secciones: convenciones y editores. Las convenciones sirven para ampliar tu red de conocidos dentro del mundo editorial. La segunda parte está dedicada a conocer editores y el mejor modo de aproximarse a ellos para que tu novela despierte su atención. Que es lo que quieres.

Puedes conocer editores en la Celsius 232

Puedes conocer editores en la Celsius 232. Fuente

Convenciones

Las convenciones literarias son mucho más que un lugar para comprar libros. Te ofrecen la posibilidad de conocer a los autores del momento, escritores incipientes, consejos de escritura y, si tienes suerte, conocer editores y agentes literarios. Son una valiosa fuente de información y te ayudarán a crear una red de contactos. La convención de fantasía y ciencia ficción más famosa de España es la Celsius 232. Otra que está pegando fuerte es el jovencísimo Festival Niebla de Salamanca. Pero si te apasiona realmente el mundillo tal vez quieras acudir a los eventos literarios de menor envergadura, como la presentación de un libro en una librería o centro comercial, o las diversas ferias literarias, tanto locales como nacionales. En la Feria del Libro Aragonés de 2016 pudiste verme a mí firmando ejemplares del El alguacil.

Ampliar tus conocimientos

Las convenciones te permiten acudir a charlas de autores consagrados. Y saber cómo piensan. Qué ideas tienen en la cabeza a la hora de escribir una novela. Incluso puedes hablar con ellos, averiguar en qué están trabajando y si te lo montas bien pueden echar un vistazo a tu novela o presentarte a su agente literario.

Una segunda posibilidad que te ofrecen es la de mejorar tu habilidad yendo a talleres de escritura o exposiciones de interés. Por ejemplo, en la Celsius 232 hay exhibiciones de esgrima de las que puedes tomar nota. En estos eventos suele haber autores que aconsejan sobre cómo escribir escenas, desarrollar personajes o utilizar este o aquel elemento que desatasca la trama.

Por último, esta la posibilidad de conocer gente como tú. Escritores aspirantes con los que compartir opiniones y entablar amistad. Tal vez incluso formar un grupo de escritura. Con estos aspirantes puedes intercambiar ideas, pedir consejo sobre un proyecto, intercambiar información sobre editores, etc.

Alternativas a las convenciones literarias

Además de la ya mencionada presentación de novelas en pequeñas librerías está la investigación que puedas hacer por tu cuenta. Lo más simple es seguir los blogs de los editores. Es simple pero no siempre sencillo, porque no suelen ser lugares fáciles de encontrar debido a su escaso tráfico. Ensayo y error es la mejor manera de encontrarlos. Pero debes tener cuidado. A veces los blogs de los editores no tienen nada que ver sobre el mundo editorial; es posible que solo sea un lugar donde hable de gastronomía. Twitter y Facebook son otras posibilidades.

Conocer editores

Los editores son los héroes en la sombra. Así que en las convenciones, cuando les prestan atención, suelen mostrarse receptivos. Eso también implica que los escritores les están acechando, por lo que han desarrollado gran habilidad en descartar pretendientes con rapidez.

Puedes conocer editores en paneles concretos de estas convenciones, lo cual te proporciona una excusa para aproximarte. Si no logras encontrarlos, tal vez puedas preguntarles por ellos a los autores durante una firma de libros. Esta sería una buena primera aproximación. Una vez estés con un editor pregúntale amablemente si te podría conceder unos pocos minutos. Pocos significa pocos. Los editores saben que se les va a acercar gente, por lo que son receptivos, pero hay muchos otros pretendientes y no puedes acaparar todo su tiempo.

Conocer editores: aproximarse a ellos

Ir con tu manuscrito en la mano es una mala idea para conocer editores. Sentirás la necesidad de encasquetársela con cualquier frase y eso está mal visto. Tener algunas páginas está bien, especialmente las primeras páginas, incluso tener una tarjeta de presentación, pero no vayas con el manuscrito a menos que haya una actividad programada explícita sobre entrevistas con editores.

Lo que sí que tienes que tener preparado es el gancho. Una única frase que define tu novela y llama la atención. De esto hablo un poco más adelante. Céntrate en lo importante. Los tres objetivos a la hora de conocer editores son:

  1. Conocer a los editores, propiamente dicho. Empezar una relación profesional con ellos.
  2. Estar al tanto de su trabajo, para tener un tema de conversación interesante.
  3. Presentar tu novela.

Tras una charla con ellos puedes aproximarte y decir: tengo una novela que quizá te interese. El noventa por ciento de las veces te darán una tarjeta y te pedirán que le envíes dos o tres capítulos (50-60 páginas) y la sinopsis. A ellos o a su editorial. No les des nada en mano (pendrive, tu manuscrito, etc.) a menos que te lo digan claramente. El otro diez por ciento de las veces te preguntarán: ¿de qué trata? Esta es tu oportunidad para usar el gancho.

¿Te han pedido que les envíes un capítulo de muestra?

Vuelve a casa y al día siguiente les envías el material. En el correo, electrónico o en papel, escribes material solicitado; para que capte la atención y no pase desapercibido. El manuscrito siempre a doble espacio. Recuerda que estos primeros capítulos deben ser muy buenos, porque un editor sabe diferenciar un buen escritor de uno malo antes de terminar la primera página.

¿No te lo han pedido o no has tenido oportunidad de hablar con él?

Plan B. Ser paciente antes de ponerte en contacto con ellos. Esto es muy importante porque en cierto momento escribirás un correo a un editor pidiéndole que eche un vistazo a tu novela. Tu correo podría empezar así “Hola, estuve en tu charla del Festival Niebla de Salamanca sobre las posibilidades de un mundo fantástico ambientado en la cultura maya. Tras la charla hablamos un poco en persona sobre el tema y…”. Un correo que empiece así va a ser más eficaz que cualquier otro. ¿Por qué? Porque te tomaste la molestia de conocer editores, escuchar sus charlas y reflexionar varios meses.

El gancho

El gancho no es algo que lances inmediatamente, tienes que esperar a que el editor te invite. ¿De qué va tu novela? Es entonces cuando lo sueltas. Nunca antes. A veces ocurre que te han dado la oportunidad de hablar de tu novela y te quedas en blanco. Prepárate anticipadamente para evitar esta situación. ¿Cómo? Teniendo tres niveles de gancho.

El primer nivel es la oración que define tu libro. Una única línea de texto que puedes decir en menos de diez segundos. No es el título de la novela, es el tema central de tu historia.

Banda de ladrones trata de robar al Señor Oscuro para derrocarle.

Si el editor se muestra interesado puedes seguir hablando. En un segundo nivel está el párrafo. Medio minuto de conversación. Al presentar este párrafo tiene que parecer que no es la primera vez que lo dices, pero no debes recitarlo como algo memorizado.

Hace mil años el Elegido se embarcó en una gesta pero el Señor Oscuro lo derrotó. Ahora llueve ceniza del cielo y somos esclavos. Las profecías eran una gran mentira y el héroe no nos salvó. Una banda de ladrones planea el golpe perfecto para robar al Señor Oscuro, sobornar a sus ejércitos, derrotarle y recuperar el Imperio.

En un tercer y último nivel está la escaleta. Si llegas a este punto es más que probable que ya hayas despertado por completo su interés. Aquí lo que quieren es la novela. La historia de principio a fin con los diversos giros de la trama. Todo lo que es importante debe ir aquí. Los nombres no son importantes a menos que le den mucha fuerza a la trama. Aquí te dejo un ejemplo, se trata de una carta de George R.R. Martin escrita en 1993 sobre su idea original para Canción de Hielo y Fuego. Toda la trilogía original resumida en tres páginas.

Captar la atención de un editor después de hablar con él

La existencia de un trabajo continuado que puedan comprobar rápidamente con una búsqueda en Internet va a ayudarte mucho. Si nunca te han publicado una novela pero has estado varios años en el entorno editorial, escribiendo reseñas o artículos, es algo que da confianza al editor para aventurarse en tu novela.

Como dato gracioso. Sanderson dijo en una de sus clases que debido a que los editores no están muy bien pagados la mejor forma de acercarse a ellos es comprar un iPad, meter tus novelas en él y regalárselo a un editor. Puedes excederte, pero ten por seguro que te recordarán.

El libro negro de los editores

Sanderson recomienda que tengas un cuaderno, similar a los que puedas utilizar para anotar tus ideas, y lo dediques exclusivamente a la información que tengas sobre los editores. Para cada editor dedica una sección del cuaderno. Libros que han editado, subgéneros que les atraen, novelas que les han gustado, etc. ¿Qué opinan de las novelas de renombre? ¿Cómo ven las corrientes actuales de la fantasía? Toda esta información puede ser incrementada con una simple pregunta al editor. ¿En qué estás trabajando ahora?

Tu novela es una entre mil

Ahora seamos realistas. Una buena buena novela, un buen comienzo y un buen gancho son cruciales para que un editor te preste atención. Atención a este ejemplo. Un editor recibe mil peticiones de autores. Los quinientos primeros descartes se deben a que el editor no está especializado en tu género, así que ni los mira. Si escribes infantil, busca editores de fantasía infantil. Puedes superar este paso si ya has conocido al editor y se lo recuerdas en la petición. Entre los restantes, existen cien autores a los que se les piden capítulos de muestra; setenta y cinco son descartados tras el primer párrafo.

Finalmente el editor lee diez novelas, si la tuya está entre las elegidas es donde entra en juego tu trama, tus personajes y cada una de tus escenas. Hay un acuerdo de caballeros no escrito que afirma que si alguien te ha solicitado el manuscrito completo solo puede tenerlo él hasta que decida sí o no. Los editores de distintas compañía se conocen y si descubren que están examinando el mismo manuscrito pueden enfadarse. Contigo. No quieres eso. La excepción a este caso se produce si tienes agentes literarios; ellos tienen el derecho a enviar varios manuscritos. Al terminar el proceso, una de las novelas será publicada.

Será mejor que te pongas las pilas si quieres ser la ganadora.

Seguiré trabajando en más artículos como este sobre cómo conocer editores

Como ya sabrás, sigo con mi cruzada personal para transcribir las clases de Sanderson. Así que dejaré el artículo aquí para poder dedicarme un poco a mis propios proyectos, que tengo un par de borradores deseando ser corregidos. Espero que te haya resultado útil esta información y si tienes alguna duda puedes dejar un comentario o suscribirte a mi lista de avisos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carlos Pérez Casas

Carlos Pérez Casas nació en Zaragoza en 1989. Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza. Terminó sus estudios en Trinity College of Dublin. Máster en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza. Máster en Educación para el Profesorado de Secundaria y Bachillerato. Autor de dos novelas y (por el momento) fiel participante de NaNoWriMo.

Deja un comentario