• contacto@carlosperezcasas.com

El aliento de los dioses, de Brandon Sanderson

El aliento de los dioses, de Brandon Sanderson

Hay algo en los libros de Brandon Sanderson que te permite identificarlos aunque te dieran solo el texto sin referencias sobre quién es el autor. Y es el cómo se presenta la magia. No hablo de cómo funciona o qué capacidades tiene, si no de qué ha hecho el mundo de ella. La ha normalizado. La masa social está al tanto de su presencia y no la considera un cuento de hadas, si no que es consciente de su existencia. De su poder. En El aliento de los dioses esa magia se ha elevado a la categoría de religión oficial.

Mi aliento al tuyo. Mi vida a la tuya.

Una religión hecha a imitación del mundo

La mayor grandeza de El aliento de los dioses es cómo la magia del mundo ha impregnado la sociedad hasta el punto de asumirla como algo cotidiano. O como aberración. Los practicantes de esta magia no se esconden, salvo cuando necesitan discreción, si no que exhiben su grandeza y alardean de ella. Obligando a la sociedad a que lo acepte. En algunos casos, a que se resigne por no poder imitarles.

Y así, la magia se extiende a la religión, al gobierno y a toda la sociedad de Halladreen. La ambientación es consecuencia de su presencia y todo aire de misticismo queda borrado de inmediato. Los sacerdotes más importantes son los que más alientos tienen, lo que implica las mejores posiciones en la sociedad, esto se extiende incluso a quienes no son eclesiásticos pero sí practicantes de magia. La escala social es bastante flexible y puedes ascender en función de tu número de alientos.

Los dioses de Halladreen son los Retornados, hombres y mujeres que murieron en circunstancias heroicas y han regresado a la vida. Sus fieles les agasajan y rinden pleitesía en espera de que un día entreguen su aliento divino, curando al bendecido. Una muy interesante oligarquía religiosa en la que los dioses son reales, lo cual facilita creer en ellos.

Mi vida a la tuya. Mi aliento al tuyo

He hablado de cantidad de alientos. Ahora es el momento de explicarlo. De nuevo, Brandon Sanderson nos ofrece un increíble sistema de magia que podemos comprender a la perfección. En El aliento de los dioses la magia se basa en el color y el aliento. Cada persona posee un aliento que puede entregar a voluntad (normalmente a cambio de dinero), quien pierde sus alientos se convierte en un apagado, mientras que quien acumula más y más alientos comienza a desarrollar habilidades inusuales, como despertar a objetos para que cumplan sus órdenes o percibir la presencia de otros alientos a su alrededor.

La cantidad de alientos permite alcanzar elevaciones, niveles de magia, que otorgan nuevas capacidades. Junto a los alientos hay otro elemento decisivo y es el color. Para poder despertar objetos y usar los alientos es necesario que haya color. De ahí que la población vista con colores chillones que escandalizan a los extranjeros, acostumbrados a usar el gris para evitar a los despertadores. De este modo, Sanderson consigue que algo tan sencillo como el color, que a veces pasa desapercibido, se convierte en un elemento clave de la novela y le añade una fuerza visual muy intensa cuando estás leyendo. He disfrutado mucho leyendo e imaginando calles atiborradas de color.

Me lo imaginaba con un poco más de orden, pero os hacéis a la idea. Fuente.

Un dios holgazán y una princesa al rescate

Estoy muy satisfecho con los personajes. Pon una princesa como heroína al rescate, un dios como contrapunto cómico y otra princesa (la hermana menor) como aprendiz de intrigas políticas. El resultado es una historia muy dinámica en la que las tres líneas argumentales se complementan y ayudan a cimentarse unas a otras hasta llegar a la resolución final.

Siri, joven princesa y esposa del rey-dios de Halladren es mi personaje favorito. Porque es tozuda. Es asombroso cómo la firme determinación a conseguir algo puede llevarte al éxito. Aparenta ser una niña mimada pero en realidad es fuerte, lo que demuestra con sus acciones.

Vivenna, hermana mayor de Siri, es diferente. Aparenta fortaleza pero es tan dura que un golpe hace que se rompa en mil pedazos. Aquí tenemos un personaje que se desmonta y se vuelve a ensamblar en un arco muy bien ejecutado por el autor.

Sondeluz es el que tiene una evolución menos pronunciada, pero gustará mucho al lector gracias a su parsimonia y sus ingeniosos diálogos. Juega un papel de bufón triste con gran eficacia y tiene un importante conflicto interno entre su bondad y su egoísmo inofensivo. Prefiere no hacer nada a cometer un error. Gusta desde la primera página.

Giros de trama muy bien ejecutados

Cuando lo ves en retrospectiva piensas “era evidente”. Pero no cuando lo lees. Y he ahí la verdadera magia de Sanderson y El aliento de los dioses. A lo largo de la novela se nos va presentando una serie de argumentos y personajes que tienen unos problemas que deben resolver y justo cuando creen (y nosotros con ellos) que ya tienen la respuesta y se disponen a actuar aparece un elemento que les desconcierta por completo. No es el típico “todo lo que creías es mentira” si no un “mierda, estaba equivocado”. Y no sucede una única vez. Es brillante.

Sanderson nos ofrece un amplio elenco de secundarios de breve aparición pero con un rol fundamental. Su carácter activo y dinámico hace que estemos muy atentos a sus acciones, en espera de cómo inclinan la balanza. Tras el primer giro de trama abriremos más los ojos, buscando leer entre líneas. Y antes de que nos demos cuenta la novela habrá terminado. Creo que eso es lo que hace a un libro verdaderamente grande. No percibir el paso del tiempo.

¿Recomiendo El aliento de los dioses?

Cinco estrellas. Sí, lo recomiendo. Es una novela que llevaba en mi estantería desde Navidad y me arrepiento de no haberla leído antes. Hay gente que ha dicho que esta es su novela más floja pero a mí me ha dejado anonadado. Especialmente por esa integración entre color, magia y sociedad que se siente tan real. El aliento de los dioses es una novela autoconclusiva, por lo que no tendrás que enfrascarte en la lectura de otra saga de fantasía. Yo es algo que agradezco, especialmente tras el buen sabor de boca que me ha dejado. Por mi parte, habrá futura relectura. Si quieres comprarlo puedes hacerlo aquí.

¿Tienes algo que opinar sobre lo dicho? ¿Hay algún punto de la novela que te haya gustado especialmente (hay escenas memorables) y quieras compartir tu opinión? No dudes en dejar un comentario. Y si quieres estar al tanto de más artículos y reseñas te invito a que te suscribas a mi lista de avisos.

¿Quieres estar al tanto de otras reseñas, artículos o si añado más clases sobre Brandon Sanderson y cómo escribir fantasía y ciencia ficción? Te puedo enviar un correo electrónico sin ningún problema. Tan solo tienes que suscribirte a mi lista de avisos. Además, recibirás un regalo de bienvenida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carlos Pérez Casas

Carlos Pérez Casas nació en Zaragoza en 1989. Máster en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza. Es profesor, escritor y corrector ortotipográfico. Autor de dos novelas (El Señor es mi pastor y El alguacil) y, por el momento, fiel participante de NaNoWriMo.

Deja tu mensaje