• basadoenhechosimaginarios@hotmail.com

El último argumento de los reyes

El último argumento de los reyes

Violencia,venganza y, por encima de todo, oscuros personajes. Joe Abercrombie cierra su trilogía de la Primera Ley con su estilo propio. Este autor ha demostrado que nadie en sus libros tendrá una muerte tranquila. El que pueda se irá por la puerta grande o lo convertirán en picadillo para los perros. Esto es El último argumento de los reyes y aquí los grandiosos imperios están para padecer las calamidades de la guerra.

Portada de El último argumento de los reyes

Más fuego y más sangre

Un final propio de la Historia

Una curiosa sensación que me deja la lectura de El último argumento de los reyes es que tiene similitudes con el estudios de los hechos históricos. Toda la trilogía de La Primera Ley es la narración de unos eventos específicos de un proceso histórico no concluido. Me explico. La Primera Ley es como la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), has visto cómo empieza, como avanza y cómo termina. Pero sabes que la vida sigue en 1649. Joe Abercrombie hace un gran trabajo dejando semillas a lo largo de la novela que le permiten seguir ampliando su mundo. De este modo, toda la trilogía parece la novelización de unos hechos históricos de un mundo concreto, lo cual deja al autor un amplio margen para seguir trabajando este universo. Bravo por el autor.

Abercrombie promete sangre y eso es lo que nos da

Que nadie se deje engañar: aquí las páginas están para que te manches los dedos de sangre. Fiel a sus predecesores, El último argumento de los reyes nos transporta a un mundo de guerra y violencia muy cruda. La interminable guerra en el norte continúa. Los esfuerzos previos de la Unión por sobrevivir a las huestes norteñas han logrado encauzarse hacia una ofensiva que se ve interrumpida por las discusiones políticas. ¿Quién sucederá al Gran Rey de la Unión ahora que sus herederos han muerto?

No todos los personajes pueden permitirse el lujo de inmiscuirse en esas intrigas, hay batallas que ganar. Muchas. La novela avanza entre espadazos y miembros cercenados, fiel a lo que hemos venido a leer. El detallismo de los combates vuelve a ser algo extraordinario y trabajado con mucho cariño, manteniendo siempre esa angustiosa visión de que el personaje es uno más entre muchos guerreros, cumpliendo su pequeño papel.

Una trama repetitiva

Si bien el argumento es mucho mejor que la primera novela, donde básicamente aparecen sus grandiosos personajes; lo cierto es que El último argumento de los reyes tienen muchas similitudes con Antes de que los cuelguen. Para mi gusto, demasiadas. Una vez más, Glotka está asediado, si no por los gurkos al menos sí por las conspiraciones; Wert sigue luchando la interminable guerra del norte; Bayaz sigue maquinando en busca de la Semilla, Jezal se limita a obedecer aunque quejándose todo el tiempo; y Logen y Ferro siguen anclados en su pasado.

Me resulta difícil explicar la decepción que me he llevado leyendo esta novela. He visto a mis queridos personajes en las mismas situaciones, tirar de ingenio para salir de ellas y dejar un rastro de cadáveres a sus espaldas. ¿Soy el único al que le ha pasado esto?

De nuevo, los personajes son lo mejor

Eso sí. Vuelven a brillar los personajes. Glotka vuelve a ser el mejor seguido de cerca por Jezal y sus esfuerzos por volver a la vida de holgazán que ya no le atrae. Ellos son los conductores de esta novela y los artífices de los giros argumentales. Unas sorpresas muy bien recibidas que salvan parte de la novela. El lector se llevará numerosas alegrías y alguna sonrisa cruel en su camino hasta la última página. Son puntos fuertes a destacar en El último argumento de los reyes.

¿Recomiendo El último argumento de los reyes?

No. No especialmente. Me hago la pregunta ¿para qué leerlo? Los combates son muy buenos, los personajes son excepcionales y el mundo se siente vivo y real, pero el gran fallo es que es una historia que ya has leído y ya sabes cómo acaba. Si vienes de leer Antes de que los cuelguen y estás cargado de emoción te advierto que este libro se parece demasiado a aquel. El formato de la trama, sinceramente, me ha parecido un más de lo mismo, y eso que me encanta el estilo oscuro de Joe Abercrombie. Se lee rápido, pese a sus novecientas páginas, y es entretenido, pero me esperaba mucho más. Tal vez ese haya sido el problema.

En cualquier caso, si quieres leerlo puedes comprarlo aquí. Eso sí, casi mejor que lo hagas en papel. Me explico. La edición digital que yo leí (Kindle de Alianza Editorial) era muy densa. Me explico. Parecía directamente traducida desde el inglés, con idéntica maquetación anglosajona. Si habéis leído en ingles sabréis que los diálogos van entre comillas y el párrafo sigue tras el diálogo. En la edición española hicieron el mismo formato, con guión largo en lugar de comillas, pero con el bloque de texto a continuación que lo hacía denso y antiestético. Esta impresión de que fue burdamente traducido se refuerza por las numerosas erratas, incluida una de las citas de la novela es “El último argumento de los reyes, inscrito en sus cánones por Luis XI”. ¿No sería cañones? ¿Y no es Luis XIV? Mal lugar para poner una errata.

Erratas en la edición digital de El último argumento de los reyes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carlos Pérez Casas

Carlos Pérez Casas nació en Zaragoza en 1989. Licenciado en Historia por la Universidad de Zaragoza. Terminó sus estudios en Trinity College of Dublin. Máster en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza. Máster en Educación para el Profesorado de Secundaria y Bachillerato. Autor de dos novelas y (por el momento) fiel participante de NaNoWriMo.

Deja un comentario