• contacto@carlosperezcasas.com

Abaddon’s Gate, de James S.A. Corey

Abaddon’s Gate, de James S.A. Corey

Esta va a ser una reseña algo larga. Por lo que voy a ir anticipando su esencia. Que a nadie le timen con el timo de la estampita. Abaddon’s Gate no parece parte de la saga The Expanse. Es la historia de una venganza cargada de tensión para el lector cuyas ramificaciones y efectos colaterales terminan por implicar a un montón de gente, generando una segunda trama menos interesante pero llena de acción. Eso es Abaddon’s Gate. Ni más, ni menos. Es una novela de ciencia ficción tipo space opera, muy entretenida. Eso sí.

Una estructura alienígena más allá de Neptuno

La trama de la novela gira en torno a qué es el Anillo y cuál es su propósito. Para ello se ha organizado una flota terrana para investigarlo. Los marcianos también envían la suya. Y para demostrar que son un poder asentado en el Sistema Solar, los cinturinos también mandan la suya. Así que tenemos tres flotas hostiles entre sí dirigiéndose al mismo lugar. Nada bueno puede salir de eso.

Tras unas páginas de introducción, con una buena dosis de infodumping (se lo perdonamos a los autores porque sabemos que son entretenidos), nos metemos de lleno en las escenas iniciales de los cuatro personajes. Estas escenas son muy muy buenas y animan a continuar la lectura. Presentan bien a los personajes y sus motivaciones. Incluso Holden, que suele ser un poco estúpido. Después, como viene siendo costumbre en las novelas de estos dos autores, tenemos una alternancia de escenas de intriga con otras de acción que le dan muy buen ritmo a la novela. Como no podía ser de otra forma, las páginas pasan rápido.

Y todo mientras seguimos divagando sobre qué es el anillo y por qué parece tener una inteligencia algo impulsiva y con tendencia a provocar daños entre las naves humanas plegando las leyes de la física.

Parecía que iba de terror, pero no

Por un momento, al principio del libro, pensaba que esto iba a ser una novela de terror espacial. Así que empecé a devorar las páginas. Pero no. Esto es aventuras en el espacio. No me quejo, pero hubiera sido un buen escenario para meter terror.

Habían cruzado la órbita de Urano semanas atrás y el sol era una brillante estrella en un sobrecogedor abismo de cielo nocturno. Todas las plumas de fuego apuntaban ahora hacia el Anillo, quemando velocidad cada minuto. Aunque era el procedimiento estándar para naves con motor Epstein, no podía sacudirse la sensación de que intentaban huir y estaban siendo arrastrados contra su voluntad.

Al final, Abaddon’s Gate es una historia sobre descubrir qué demonios es el Anillo y qué relación tiene con la protomolécula. Y cuando ese argumento queda obsoleto (luego explico por qué), la novela deriva en las consecuencias de tener a un montón de gente nerviosa y con acceso a armamento pesado. De nuevo tendremos a los humanos luchando entre ellos porque unos pocos quieren imponerse sobre los demás.

Nuevos personajes (y Holden)

Empecemos con Anna (una sacerdotisa, pastora, guía espiritual…), que es un personaje muy interesante a priori el cual se ve algo debilitado hacia el final cuando la obligan a trabajar de relaciones públicas. Papel que no le termina de encajar. Tiene una fuerte personalidad, un pragmático uso de la violencia limitada para solucionar problemas y una actitud proactiva que enamora. Anna es muy resuelta para los diálogos uno versus uno y tiene una argumentación muy bien estructurada. Aunque estoy seguro que su personaje será sustituido por Avasarala en la adaptación televisiva. Y ahora llego a mis dos favoritos: Melba y Bull.

Melba me parece un personaje muy bien tratado. Su motivación es la venganza hacia Holden por lo que le hizo a Jules-Pierre Mao (gran antagonista de las novelas precedentes). Pero Melba no deja que eso le ciegue al tratar con otros personajes y problemas y se puede apreciar como la venganza podría no dejar hueca su existencia (como a menudo ocurre). Tiene un plan de vida para cuando haya completado su venganza. Es astuta, cuenta con recursos y no tiene reparos en pedir ayuda cuando la necesita. Es un personaje muy humano que vive con las consecuencias de sus actos.

Bull es el jefe de seguridad del Behemoth. Esta nave antes fue el Nauvoo, y ahora es un acorazado. Bull despierta simpatía desde el principio gracias a su dedicación al trabajo. Al igual que Melba, es muy competente, pero la diferencia es que además tiene dotes para trabajar en equipo y ser un líder en tiempos de crisis. Es un personaje realmente altruista que quiere dejar huella con sus acciones. De este modo, tenemos a un personaje que no se preocupa de sí mismo, sino de mantener el orden.

Los ausentes

Ha sido todo un golpe para mí descubrir que Draper y Avasarala no están en la novela. ¡No están! Y es que parece que los autores van a cambiar de personajes en cada novela, manteniendo únicamente a Holden. Esto para mí es una tragedia, porque Holden es el que peor me cae con diferencia de todo este universo. Es una caricatura de la libertad de expresión que hace más daño del que pretende evitar. ¿Por qué a él sí y a Draper y Avasarala no? Sin embargo, en esta novela parece que alguien le ha dado un toque de madurez y ya no cae tan mal. Parece que ahora piensa antes de hablar.

Otras dos grandes pérdidas son Amos y Alex, que están ahí, de decorado, con quince o veinte frases en toda la novela y sin mucho quehacer.

Escenarios limitados

The Expanse nos tiene acostumbrados a las enormes extensiones del espacio vacío. Batallas espaciales con decenas de miles de kilómetros entre tubo lanzatorpedos y punto de impacto. Y, de vez en cuando, teníamos algún combate dentro de las naves. En Abddon’s Gate todo escenario se reduce al interior de unas cuantas naves. Con su gravedad artificial, sus mamparos metálicos… Y eso lo vuelve asfixiante.

En el buen sentido, claro. Que toda la aventura tenga lugar en encuentros cercanos le da un nuevo sabor a la saga, con los personajes escurriéndose entre tubos de ventilación, pasillos y corredores, forzando escotillas y llegando a las manos en muchas ocasiones. Esto está muy bien para la novela por lo que viene a continuación, que es la presencia de gente con sus propios planes en un espacio tan reducido.

El argumento que no daba para quinientas páginas

Tal y como está planteado qué es el anillo y para qué sirve, habría cabido en una novela mucho más corta. Especialmente porque solo uno de los puntos de vista está orientado hacia la resolución del misterio. Tal vez con esto en mente, los autores fueron sembrando semillas con los otros tres protagonistas para preparar una segunda trama que se activara al completar la primera, dándole más vida.

A la novela le viene muy bien, porque permite añadir buenas escenas de acción y crear arcos de personaje completos, pero me siento un poco engañado. Pues se me prometió una cosa y se me dio otra. Como he mencionado antes, esto no parece una novela de The Expanse, es…

Gente estresada y con armas

La trama de la novela se ha convertido a partir de la página doscientos y algo en la reacción de los implicados a los eventos que se van sucediendo. Y cómo esas reacciones desencadenan otros eventos. Como hay muchas armas por allí y un ambiente de hostilidad que casi puede palparse podemos imaginar que habrá problemas. Evidentemente.

Tendremos motines, asesinatos, conspiraciones, propaganda, motivaciones religiosas, búsqueda de redención y mucho autosacrificio. Abaddon’s Gate me parece un interesante ejercicio de sociología más que una novela de ciencia ficción, pero aún así lo he disfrutado. Al ver cómo el conflicto entre personajes se veía intensificado por lo reducido del espacio disponible.

¿Recomiendo Abaddon’s Gate?

Pues sí. No el voy a dar cinco estrellas. Pero es una novela entretenida. Desde luego, no tanto como El despertar del Leviatán, pero aún así entretenida. Se lee bastante rápido pese a su tamaño y tiene personajes interesantes. Especialmente Melba y Bull, solo ellos ya hacen que merezca la pena leerla. Aunque, como digo, pueda ser una novela de ciencia ficción estándar, fuera del universo de sus predecesoras.

Abaddon’s Gate, además, será la base para la tercera temporada de la serie de televisión (principal factor para que me la haya leído con tiempo) y si eres de los que no soportan los spoilers quizá quieras adentrarte en esta novela en inglés. Si quieres leerla, aquí te dejo un enlace para que puedas adquirirla.

¿Y tú, has leído Abaddon’s Gate? Dame tu opinión. ¿Quieres estar al tanto de otras reseñas, artículos o si añado más clases sobre Brandon Sanderson y cómo escribir fantasía y ciencia ficción? Te puedo enviar un correo electrónico sin ningún problema. Tan solo tienes que suscribirte a mi lista de avisos. Además, recibirás un regalo de bienvenida.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carlos Pérez Casas

Carlos Pérez Casas nació en Zaragoza en 1989. Máster en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza. Es profesor, escritor y corrector ortotipográfico. Autor de dos novelas (El Señor es mi pastor y El alguacil) y, por el momento, fiel participante de NaNoWriMo.

Deja tu mensaje