Escribir diferentes géneros literarios

Escribir diferentes géneros, ¿buena o mala idea?

Existe una especie de mantra en el mundo de la literatura respecto a la conveniencia de no escribir diferentes géneros, sino ceñirse a un solo campo para maximizar los frutos de nuestro esfuerzo. Lo que se plantea en este artículo figura en torno a las dudas a la hora de escribir diferentes géneros literarios bajo una misma pluma. La nuestra.

Porque aquí se nos plantean dos problemáticas:

  • Calidad de nuestros textos.
  • Reconocimiento que se recibe por ellos.

Por otro lado, también existen los partidarios de meter un pie en cuantos lugares sea posible, con la esperanza de que en alguno pisemos firme y nos sirva para ganarnos la vida. En este grupo se incluyen quienes están acostumbrados a escribir mucho, todo el tiempo, como parte de un «salario», son los llamados escritores fantasma o negros, que recurren a las técnicas del copywriting.

Escribir diferentes géneros: ¿por qué no?

Aunque es posible, y hay gente que lo hace para satisfacer sus múltiples inquietudes intelectuales, estás gritando al cielo que quieres más y más trabajo duro del realmente necesario. Un catálogo diverso implica diferentes enfoques para la historias, la imposibilidad de reciclar ideas que descartaste en novelas previas o la de mantener un consistente estilo de autor. También dispersa a tu público.

Múltiples géneros y tu marca de autor

En primer lugar, dedicarse a diversos géneros literarios descentra a tus lectores, quienes te descubrieron por una novela en concreto se informarán acerca de si el autor cuenta con más novelas que leerse. Aquí es donde surge el primer problema.

Cada género tiene sus fans, lo que en el mundillo se conoce como «público objetivo». Por la zona donde yo me muevo, ese campo engloba la fantasía y la ciencia ficción, dos géneros que comparten público (también con el terror, en algunos casos). Esto me proporciona cierta flexibilidad con mi público, pero no es lo habitual. Historia y romántica encajan bien, romántica y paranormal… pero ¿comedia y terror? ¿drama y libros infantiles? Son más difíciles de compaginar, por lo que un catálogo disperso también dispersará nuestros potenciales lectores.

Por un lado, está nuestra imagen de cara al público. El nombre de autor/a que adoptaremos, ya sea nuestro verdadero nombre o un pseudónimo. Pues aunque sintamos el impulso de escribir diferentes géneros, es importante mantener cierta coherencia con nuestros lectores, la conocida «como marca de autor», pues aunque nuestro estilo sea uniforme a lo largo de varias obras de distintos géneros, nos interesará forjar un nombre para cada rama. Y eso requiere mucho esfuerzo.

Escribir diferentes géneros literarios
Comedia, fantasía, terror, romántica e incluso poesía. Los muchos huevos de la cesta a la hora de escribir diferentes géneros litearios.

No especializarse en un género

En la radio una vez escuché que lo que se paga hoy en día es la especialización extrema, «nadie quiere que le opere un neurocirujano experto en agricultura ecológica». Vivimos en un mundo donde se recompensa a quien sabe mucho de un aspecto concreto, al que destaca en algo, por nimio que esto sea: la mejor motorista, el mejor criado de perros para invidentes, la mejor ilustradora de cómics con estética de los años 20…

A la pregunta sobre cómo escribir diferentes géneros la respuesta sería: con mucho trabajo. Muchísimo. Sí, es innegable que existen elementos comunes a diversos géneros literarios, como estructura de la obra, diseño de personajes, importancia del conflicto y la coherencia de la trama. Son aspectos esenciales de cada novela, elementos comunes que hay que dominar durante tu carrera editorial. Después de todo, una novela de ir del punto A al B (uno de los temas más comunes de la literatura, pese a lo simple que pueda parecer la idea) podría considerarse El señor de los anillos (J.R.R. Tolkien), pero también La larga marcha (Stephen King) o Largo domingo de noviazgo (Sébastien Japrisot).

Si pretendes ofrecer un resultado de calidad para satisfacer a tus lectores necesitarás absorber un montón de información sobre literatura para saber cuáles son los ingredientes esenciales (y recomendados) para escribir una obra que satisfaga las expectativas del público. Porque para ellos escribes, y ellos decidirán si les gusta lo que leen, por lo que es importante mantenerse informado sobre las tendencias de los públicos a la hora de publicar la mejor versión de tu obra.

Escribir diferentes géneros: ¿por qué sí?

Una de las mayores desventajas de escribir diferentes géneros es que las editoriales son organismos especializados. Incluso las grandes marcas se subdividen en diferentes líneas, con diferentes editores y oficinas, para maximizar la especialización. Por lo que escribir para distintos públicos limita tus contactos editoriales.

Por fortuna, el mundo ha cambiado desde 1997. Amazon se ha convertido en la mayor librería del mundo y la posibilidad de publicar está al alcance de todos, solo necesitas escribir tu obra, una buena corrección de tu novela y una portada sugerente. Nada más. La capacidad de publicar está a tu alcance y ya no tienes la obligación de ceñirte a un arquetipo para desarrollar tu carrera editorial.

El mercado del ebook demanda libros breves

Lo has visto en Netflix y otras plataformas. El público DEMANDA nuevo contenido. Constantemente. Se acabó lo de «temporada alta de series» y los «estrenos navideños» cada vez están más mitigados. La gente quiere nuevas historias que sustituyan a las que acaban de llegar. O se van a Youtube. Vivimos una época de consumo de contenido, y es aquí donde plataformas para autopublicarse, como ocurre con Amazon, pueden ayudarnos.

Géneros como romántica o misterio son unos pasapáginas. Gente suscrita a Kindle Unlimited adquiere un libro tras otro. Consume. Y no necesariamente obras de gran calidad. Lo que buscan es una novela entretenida, que no sea muy sesuda y puedan recomendar a sus amistades antes de pasar a la siguiente.

Expresión creativa

Otro de los atractivos de escribir diferentes géneros es la posibilidad de dar rienda suelta a nuestra imaginación. Sin limitaciones sobre lo que «deberíamos escribir» nuestra imaginación se desborda al poder añadir cuanto manteníamos reprimido porque «no encajaba con lo que se espera». Ahora puedes reciclar esas grandes ideas que se quedaron abandonadas por las «necesidades del mercado» para darles una segunda oportunidad en una novela diferente.

Mayores probabilidades de darse a conocer

Un amplio catálogo a lo largo de diferentes públicos aumenta tus posibilidades de que alguna novela se venda bien, y aunque no uses el mismo pseudónimo para escribir diferentes géneros sí puedes cosechar la fama. De vuelta al ejemplo de Kindle Unlimited, cuando al final del mes analizas las ventas y lecturas, puedes detectar que ciertos libros de ciertos géneros se venden más, por lo que podrías (sin renunciar a tus otras líneas editoriales) intensificar tu producción en cierto género, ahora que sabes que ese funciona algo mejor que los demás.

Escribir diferentes géneros es una vía rápida para construir una pequeña base de fans. Alguna de tus novelas gustará, y así sabrás a qué formatos dedicarle más tiempo.

Escribir diferentes géneros son porciones de distintos pasteles

Consecuencia de los dos puntos anteriores, un catálogo diverso te permite recaudar opiniones y regalías entre distintos sectores del libro. Aumenta el reconocimiento y los ingresos, especialmente si eres capaz de escribir con rapidez y fluidez para ampliar constantemente tu catálogo. Pero nunca intercambies calidad por velocidad, una estantería de obras cutres no te ayudará.

Cómo escribir diferentes géneros: consejos rápidos

  • Muestra claridad en la contraportada. Es importante que la sinopsis indica claramente sobre qué trata tu novela, quiénes son los protagonistas y a qué problemas se enfrentan. Los famosos qué, quién, cuándo, dónde, cómo y por qué del periodismo, pero escritos con un estilo atractivo que capte la atención del lector.
  • Portada acorde con el género. Parece obvio, pero he visto portadas por ahí que… En fin. Contrata un profesional que sepa sobre qué versa tu novela.
  • Leer novelas sobre el género que escribes. Aprende de las novelas que más éxito tienen, localiza los puntos comunes para descubrir qué funciona entre los lectores… ¡y aplícalo en tu novela!
  • Mantén tu estilo de autor. Sí, cada género es diferente y requiere distinto tono, pero no alteres tu propio estilo de escritura en función de lo que escribas. El estilo es algo muy personal, el confort que alcanzamos mientras escribimos, y querer alterarlo para satisfacer «las tendencias del género» es abandonar esa comodidad al escribir, lo que se traducirá en peor calidad de la obra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.