¿Existen los extraterrestres? Fuera de la ciencia ficción no sabría responderte con seguridad si hay alguna civilización alienígena ahí fuera. Pero lo cierto es que es que  la NASA (y el SETI) han captado señales de radio extraterretres.  El ser humano no es el único que utiliza la radio. De forma natural, el cosmos también emite sonidos. En principio, estas señales extraterrestres son producidas por la radiación electromagnética de las estrellas (o ecos del Big Bang). Y pueden escucharse si se tiene el equipo adecuado.

El Gran Rugido y otras señales extraterrestres

Señales extraterrestres y la Nebulosa del Cangrejo

La Nebulosa del Cangrejo vista como ondas de radio por el telescopio Hubble. Fuente

Espera un segundo. ¿Pueden escucharse las señales extraterrestres en el vacío? Sí. Alien popularizó la famosa frase de “En el espacio nadie puede oír tus gritos” pero el sonido puede ser escuchado en el vacío si viaja a través de ondas de radio, y no a través de un medio físico (como el aire o el agua). Y la más interesante de estas señales extraterrestres es el Rugido Espacial de 2006.

El espacio hace mucho ruido. Esa es la premisa de este artículo en el que verás información sobre los distintos tipos de ondas de radio nos llegan desde del espacio. Ninguna de ellas ha arrojado evidencia sobre la existencia de inteligencia extraterrestre, pero eso no significa que no puedas tomar ideas para tu novela. Después de todo la ciencia ficción tiene cierta base racional, pero tira mucho de la especulación para crear historias.

ARCADE

El proyecto ARCADE (Absolute Radiometer for Cosmology, Astrophysics and Diffuse Emission) lanzó globos de helio a unos treinta y siete kilómetros de altura.  ¿Su propósito? La búsqueda de señales extraterrestres. Estos globos iban equipados con sensores de radio y su objetivo era medir la temperatura del universo y, si era posible, localizar unas señales extraterrestres que se creían los tenues quejidos del Big Bang. Estas señales ya habían sido descubiertas por Nicola Tesla pero la interferencia de la atmósfera terrestre había bloqueado su correcta recepción.

Clic para tuitear

De este modo surgió el proyecto ARCADE para poder percibir bien aquellas señales de radio. ¿Y qué encontraron? Que esas emisiones eran seis veces más grandes de lo esperado. Un auténtico Rugido Espacial que en nada parecía el eco moribundo del Big Bang. ¿Y de dónde procede?

El Rugido Espacial como múltiples señales extraterrestres

¿Hemos contactado con los alienígenas? Lo cierto es que no. Al menos, eso es lo que afirman los astrónomos. Como antes he dicho, los gigantes gaseosos y las estrellas producen señales electromagnéticas. Las señales extraterrestres que recibimos en la Tierra incluyen: luz, rayos X, rayos gamma, ondas de radio, infrarrojos y ultravioletas. Ciertamente, hace falta un buen filtro para saber qué es qué.

El gran misterio, sin embargo, es saber de dónde procede. Gran parte del Universo conocido es observable, sin embargo, sabemos que la luz se puede ver afectada por la gravedad (en los agujeros negros, por ejemplo) y eso puede llevar a la conclusión de que no podemos verlo todo. Por lo tanto, sería interesante suponer que estamos escuchando algo que no podemos ver, y estas señales extraterrestres en forma de ondas de radio son los gritos de fenómenos cósmicos (la cantidad de energía necesaria para provocar semejantes señales es tremenda) perdidos en la oscuridad. No parece que todo ese ruido proceda de una civilización alienígena.

Ideas para tu novela de ciencia ficción

Este ha sido un artículo breve, porque no he encontrado mucha información. Pero voy a compensártelo con algunas ideas para escribir novelas ciencia ficción. Hace ya tiempo que no escribía sobre esto en los artículos de ciencia con ficción, pero conforme redactaba este se me han ido ocurriendo algunas que me apetecía compartir contigo. En caso de que te aventures con una novela. Allá van.

¿Eso ha sido un saludo?

Quizá entre todo ese ruido haya algo más. Palabras. Imágenes. Sea lo que sea, no es natural. Alguien o algo nos está enviando un saludo. Podría ser una señal de socorro, una amenaza o solo un saludo de una inteligencia extraterrestre. El caso es que no estamos solos ahí fuera. Eso cambia nuestra concepción del universo y ha llegado la hora de que los distintos gobiernos del mundo se organicen sobre cómo responder ante la nueva situación. Si buscas desarrollar esta idea, tal vez quieras leer Contact, de Carl Sagan.

Señales extraterrestres

Cantos de sirena

Si el universo grita, deberías responder. Esta idea no es nueva. Antes he mencionado Alien, cuya premisa es que la nave minera Nostromo debe acudir a investigar una misteriosa señal de socorro. Con esta misma base, puedes cambiar la señal de socorro por una de radio extraña y muy intensa. Estas señales extraterrestres son el reclamo perfecto para un misión de investigación. El cebo de una trampa mortal.

Tras el humo

O podrías darle un giro a lo anterior y hacer que todo ese ruido esté camuflando un sonido aún más siniestro. Quizá haya alguien al otro lado suplicándonos que ignoremos al espacio, tratando de salvarnos la vida. O tal vez se sirve del rugido espacial para ocultar sus transmisiones a los agentes infiltrados en Tierra.

Algo grande se acerca

El rugido aumenta. Más y más. Eso solo puede significar que la fuente de las señales extraterrestres se aproxima a Tierra. Tal vez ese ruido era una especie de radar, en busca de algo en concreto. Y nos ha encontrado. He aquí una historia preapocalíptica, donde el fin del mundo se avecina y hay que encontrar la manera de detenerlo. O escapar.

Hasta aquí el artículo sobre señales extraterrestres, parte de mi sección de ciencia con ficción, espero que te haya resultado útil y haya enriquecido escribir fantasía y ciencia ficción. Si tienes alguna duda o quieres dejar un comentario, te invito a hacerlo. Y si te apasiona todo el tema de civilizaciones alienígenas y quieres colaborar en el blog ponte en contacto conmigo. Por último, si quieres estar al tanto de más artículos como este te invito a que te suscribas a mi lista de avisos.