• contacto@carlosperezcasas.com

Subgéneros de fantasía y ciencia ficción

Subgéneros de fantasía y ciencia ficción

¿Por qué los subgéneros son tan importantes al escribir una novela?

¿Quieres que tu novela la lean niños, adolescentes o adultos? Escribe sobre lo que les interesa. En esta segunda entrega de cómo escribir fantasía y ciencia ficción voy a hablar de los subgéneros de la fantasía ya la ciencia ficción. Brandon Sanderson afirma que el género literario viene marcado por saber entender a tu público objetivo. Cada segmento de audiencia tiene unas necesidades o tabús concretos que debes comprender a la hora escribir tu novela. Y es muy importante que los conozcas. Especialmente si vas a escribir una novela para niños.

Dentro del mundo editorial existe cierta terminología que hay que aprender a utilizar. La más básica hace referencia a la longitud de la novela. Se mide en palabras, no en páginas. La cantidad de palabras por página varía en función del formato de la novela o del tamaño de la fuente en los libros electrónicos. Lo único que se mantiene firme es el número de palabras. Empieza a pensar en esa unidad.

Sanderson explicando los subgéneros de la fantasía. Fuente.

Después llega la categorización en subgéneros. ¿Por qué esto es importante? Porque determinará hacia qué mercado se va a orientar tu novela y qué clase de contenidos va a ofrecer. ¿Significa esto que tienes que seguir estas instrucciones? Rotundamente no. Brandon Sanderson trata de mostrar unas directrices a seguir a la hora de escribir tu novela, pero no reglas inviolables. Concerlas te perite saber cuál de esas normas quieres romper, y cómo hacerlo de un modo adecuado.

Escribir para niños

Aunque Sanderson insiste una y otra vez en que niño en el mundo editorial es todo aquel que tiene menos de dieciocho años. Recuérdalo. Menores de dieciocho, niños. Mayores, son adultos. Sin embargo, estas categorías no son monolíticas y, en el caso de los niños se divide en dos: literatura infantil y fantasía juvenil.

Literatura infantil

En términos de mundos fantásticos, Sanderson sugiere apuntar como edad mínima los ocho años. La edad máxima de esta categoría son catorce, donde están lectores que se mueven entre literatura infantil y juvenil. La franja de los 10-12 años es la más atractiva.

El límite máximo debería ser de 55.000 palabras. Puedes romper esta barrera, pero solo si es necesario. Las editoriales quieren textos cortos para vender la idea de una rápida lectura, atrayendo a nuevos lectores. Quien compra la novela son los padres, no los lectores, animados por sugerencia del librero o de otros padres. Su contenido está censurado.

La trama no ha de ser muy complicada y los subgéneros infantiles suelen incluir las historias fantásticas. A menudo bajo el formato de entrar en otro mundo. Niños atrapados en mundos de fantasía (Crónicas de Narnia). Las aventuras divertidas (Los Goonies) también se incluyen en esta categoría. La duración de la trama se reduce a un día, un mes o un verano. Esta es la aventura que ocurrió este día. Un punto de inicio es la escuela, para que perciban familiaridad. En relación con esto suelen estar en tercera persona (no siempre) y un único punto de vista, para que el lector pueda sentirse identificado con el protagonista.

Los personajes no tienen dilemas morales, solo están pasando un buen rato. Relaciones chico/chica son extremadamente superficiales. El papel de los personajes adultos que anulado. Los adultos son inútiles es un tópico en las novelas infantilesEl humor puede consistir en ideas aleatorias y extravagantes que no tengan ningún sentido, ni juntas ni por separado. Porque es lo que les gusta a los niños.

Los pingüinos están en llamas. ¿Por qué hay pingüinos? ¿Por qué están en llamas? Y los niños se ríen.

Literatura adolescente

Más conocida como Young Adult (YA) engloba desde los trece años hasta los dieciocho. Su tamaño debería oscilar entre 75.000 – 80.000 palabras ya que los adolescentes tiene mejor capacidad lectora. A esta edad los adolescentes compran los libros por su cuenta, así que eligen lo que les atrae. Y quieren lo que ellos piensan que no deberían leer. Son rebeldes. Todo lo que rompan con las normas sociales o morales les va a resultar muy atractivo. Insultos. Sexo. Violencia. Drogas. Por esa razón las novelas juveniles no están censuradas. O no deberían estarlo.

Si en las novelas infantiles los adultos eran inútiles en los subgéneros juveniles los adultos son el problema. No se puede confiar en ellos. En Harry Potter los adultos empezaron siendo inútiles (11 años) para convertirse en el problema de la novela (14-15 años).

De nuevo su escenario suele ser el instituto (sea este mágico o una academia militar), porque incluyen relaciones amorosas entre chicos y chicas. También es porque el instituto es una fuente de conflicto. Una variante puede ser lo que se denomina problemas de chica adolescente (teen girl problem novels). Tengo bulimia pero es mi secreto y me hace sufrir. Aunque ese tipo de tramas quizá no sea adecuado para una novela de fantasía. Todo depende de cómo lo enfoques.

Uno de los subgéneros con fuerza creciente es la distopía adolescente, que tiene importantes diferencias con la distopía adulta. En la distopía adolescente el futuro es horrible tras una guerra y los chicos tienen que acabar con los malos para restaurar el orden y la justicia. Las acciones de los personajes derriban el monolítico régimen dictatorial.

Escribir para adultos

Las novelas para adultos también se dividen en dos categorías. En este caso, lo hacen por género. Por un lado está la fantasía y por otro la ciencia ficción. Y, dentro de cada uno de ellos, están sus respectivos subgéneros.

Subgéneros de la fantasía

Fantasía son historias que tienen lugar en localizaciones imposibles. Los lectores de este género están dispuestos a tolerar un amplio grado de maravilla o irrealidad en beneficio de la historia. Las tres grandes divisiones de este subgénero son: fantasía épica, fantasía heroica y fantasía urbana. Steampunk no es un género todavía muy trabajado (2012) y Sanderson no lo menciona.

Fantasía épica

El mundo se va a la mierda, necesito muchos personajes. Las novelas de este subgénero tienen una trama que gira en torno al destino del mundo. Cuentan con un amplio abanico de personajes (y puntos de vista) que permiten explorar los detalles de un worldbuilding muy trabajado y lleno de matices. Tu objetivo debe ser escribir esta novela como si fuera autoconclusiva. Siempre. No pienses en convertirlo en una saga hasta que tengas reconocimiento. Escribe la novela que quieres escribir, haz que tu final resuelva todas las incógnitas y limítate a dejar pequeñas pistas escasamente relevantes que puedan servirte para escribir una secuela.

Si quieres escribir una novela de estas características deberías marcarte unos límites entre 120.000-150.000 palabras. Elantris tenía 250.000 y tuvo problemas para ser publicada. Las editoriales no pueden poner un libro más caro solo porque sea más largo, especialmente con nuevos autores. Los lectores también se lo piensan dos veces al coger un libro extenso, incluso si les gusta el género. Trata de escribir la misma historia con menos palabras. Te hará un favor al establecer tu carrera para que luego puedas ampliar esos límites si quieres.

Ejemplos en este blog: Elantris, Erhis: la estrella se alza o El aliento de los dioses.

Fantasía heroica

Tipos con espadas. No hablan, solo matan. Mucho. También se conoce con el nombre de espada y brujería. Son historias inspiradas en la mitología griega o nórdica, con brujos y monstruos acechando. El elenco de personajes es más reducido (especialmente en lo que respecta a secundarios) y está muy centrado en personajes luchadores. El combate es muy importante en estas novelas.

La novela es sobre diez tipos sobre una muralla evitando que cuatro mil invasores saqueen un país de diez millones de habitantes. Ninguno de los cuales sabe luchar por alguna razón.

También el moverse de un lado a otro, en busca de más aventuras, evitando conversaciones sobre política. Conan es el más representativo de esta corriente pero Sanderson incluye los libros de Joe Abercrombie. El tamaño de la novela oscila en 80.000-100.000 palabras.

Ejemplos en este blog: La mejor venganza o La piedad del Primero.

Fantasía urbana

Ropa de cuero, misterio y una explosión al final de cada escena. Suelen ser historias donde la protagonista (normalmente es femenina) elimina criaturas monstruosas que amenazan a la sociedad. Su trama es la de un mundo oculto conviviendo con nuestro mundo. Sanderson señala como ejemplo Dresden Files, aunque no sea una chica. Son novelas cortas, menores de 70.000 palabras, con mucho ritmo. Suelen poner un cliffhanger al final de cada capítulo, algo que anima a seguir leyendo.

Subgéneros de la ciencia ficción

La ciencia ficción se plantea las consecuencias que puede tener un determinado desarrollo de la historia de la humanidad. Suelen tener el futuro como escenario pero está muy inspirado en diversos acontecimientos históricos, que pretende extrapolar. Un invento que cambia el mundo suele ser el punto de inicio. Si estás buscando algo desde lo que partir tal vez quieras consultar mis artículos sobre ciencia con ficción, algunos de los cuales tienen ganchos para tu novela.

Ciencia ficción militar

¡MARINES ESPACIALES! El tamaño de todas estas novelas debería estar en 80.000-100.000 palabras. Todo lo que sea más largo necesita una buena excusa. Pueden ser libros con mucho fondo y reflexión, pero toda la trama gira en torno a conflictos bélicos que impliquen enormes naves espaciales y vastos ejércitos. Las batallas buscan realismo, por lo que tienen en cuenta distancia, velocidad luz y todo tipo de complicaciones. Los tipo duros tienen muchas armas, puede que les descuarticen en menos de un segundo pero emanan testosterona y aniquilan todo lo que tiene más de dos patas.

La relación entre oficiales y tropa y la distribución de los rangos es otro punto de interés para el lector. Si quieres escribir ciencia ficción militar debes tener experiencia como tal o estar muy puesto en el tema. No solo por el contenido de la novela sino porque los aficionados este tipo de subgéneros mostrarán interés si eres un exmilitar. Eso les atrae. El tipo de arma que los protagonistas utilizan es importante para estos lectores.

Ópera espacial (Space Opera)

Aventuras en el espacio. Es el más famoso de los subgéneros de la ciencia ficción. Básicamente todo lo que no entre en Ciencia Ficción Militar o Ciencia Ficción Dura va a ser Space Opera. Este subgénero tuvo mucho impulso en los años noventa pero decayó cuando los escritores de renombre se pasaron a la Ciencia Ficción Dura. Los lectores que no querían aventurarse en ese terreno se interesaron sobre la fantasía. Así que, en teoría, el mercado está abierto para nombres nuevos. También hay mucha Space Opera que se camufla como Ciencia Ficción Militar, pero no lo es. Sanderson se refiere a La Guardia Vieja. Si vas a mezclar ciencia ficción con fantasía este es el subgénero al que apuntas. Y en ese caso puedes sumar otras veinte mil palabras a tu límite.

Ejemplos en este blog: Traición en el Gran Consejo o El despertar del Leviatán.

Ciencia ficción dura (Hard Science Fiction)

Esto lo escribe gente con doctorados. Son novelas donde la fidelidad científica es muy importante para el lector. El proceso de investigación de la novela es muy riguroso y el autor a menudo debe pedir ayuda a expertos sobre el tema para pulir su lenguaje. La trama se desarrolla en torno a un descubrimiento científico y las consecuencias que desencadena su irrupción es escena. Es una extrapolación del qué puede llegar a ocurrir. Existe cierto debate sobre si las novelas sobre las consecuencias sociales de un invento, sin explicar ese invento, pertenecen o no a este género. Pero ese es un debate académico que no debería preocuparte demasiado. Sí debería, por el contrario, el hecho de que estas novelas pueden ser muy extensas para poder explicar su contenido, lo cual puede volverlas densas. El margen es muy amplio, de 60.000-200.000 palabras. Tan solo vigila que sea legible.

Ejemplos en este blog: El marciano, pese al toque de humor, sí. Es ciencia ficción dura. También el último relato de A la deriva en el mar de las lluvias.

Distopía

El mundo apesta. Escapa o muere. Es uno de los subgéneros más recurrentes en la actualidad. Las novelas distópicas son aquellas en las que la sociedad ha evolucionado hasta tal punto que es indeseable. Bien sea por un estado autoritario monolítico, la caza y exterminio de un segmento concreto de la población o la supresión de libertades. A diferencia de las distopías adolescentes, donde los chicos pueden acabar con el régimen si matan a la cantidad adecuada de tipos malos, en la distopía adulta el protagonista solo puede someterse al régimen, morir o escapar de él. No hay ninguna oportunidad de que logre derribarlo porque está tan firmemente asentado que no puede conseguirlo. Es una persona contra la masa social obediente.

Ejemplos en este blog: La chica mecánica.

¿Tienes algo que opinar sobre lo dicho? No dudes en dejar un comentario y si quieres estar al tanto de más artículos te invito a que te suscribas a mi lista de avisos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Carlos Pérez Casas

Carlos Pérez Casas nació en Zaragoza en 1989. Máster en Historia Contemporánea por la Universidad de Zaragoza. Es profesor, escritor y corrector ortotipográfico. Autor de dos novelas (El Señor es mi pastor y El alguacil) y, por el momento, fiel participante de NaNoWriMo.

Deja tu mensaje