Carlos Pérez Casas

Escritor de ciencia ficción y fantasía

Asteroides: mineral, hábitat y arma

El universo está lleno de asteroides. No todo el universo claro, porque la mayor parte es un gran espacio vacío de extensa nada. Pero hay muchos elementos flotando en esa nada. Desde nubes de gases (o gigantes gaseosos) a cuerpos rocosos  como meteoritos u otros más grandes como planetas errantes. Pero hoy os voy a hablar de los primos pequeños de estos últimos: los asteroides.

Asteroides

¿Cómo usar asteroides en la ciencia ficción?

¡He aquí un nuevo artículo sobre cómo escribir ciencia ficción realista! El tema de hoy: asteroides y meteoritos. Los asteroides son elementos rocosos, a veces cubiertos de hielo, a veces no, tan pequeños que se ven esclavizados por la fuerza gravitatoria de planetas y estrellas. Esta dependencia hace que su movimiento quede restringido a ciertas zonas, lo que determina su órbita. Una vez capturado por un cuerpo mayor, permanece en su zona de influencia.

Pese a este pequeñez relativa, no son una broma. Los asteroides son muy peligrosos porque son enormes pedazos de roca que se mueven a  gran velocidad. Dentro de la space opera lo normal es utilizarlos como parte del decorado. Los personajes esconden su nave espacial tras esa roca, o la usan para protegerse de torpedos. Son rocas, después de todo. Así que los novelistas las tratamos como tales. Sin embargo, parece una lástima que su papel quede relegado a parte del escenario, especialmente cuando te da por reflexionar sobre las posibilidades que ofrecen para la trama.

Y es que su mezcla de movilidad errante y procedencia extraña te interesa. Para empezar, contienen recursos minerales. Luego está su enorme velocidad y el peligro que representan. Y por último, pueden proceder de lugares muy lejanos (como marca este artículo de Astrobitácora). Pues aunque tengamos una maravilla en el cielo como es el Cinturón de Asteroides, debemos tener muy presente que el Sistema Solar no es el único con rocas flotantes.

Asteroides y cometas como fuente de mineral

Tal y como vimos en el artículo sobre minería espacial, los asteroides son objetos codiciados. En algunos casos, esas rocas flotantes contienen minerales que son escasos en Tierra. Por lo que existen razones económicas para extraer esos recursos y abastecer el hambre insaciable de la industria.

Si has visitado otras páginas de mi blog, sabrás que le tengo un cariño particular a la minería en el espacio. Fueron las inmensas posibilidades de este negocio lo que me hizo adentrarme en la ciencia ficción. Y entre eso y algunas ideas sobre corporaciones dieron a la luz a una novela sobre mineros amenazados por una mortal enfermedad que heredaban de sus padres: El Señor es mi pastor.

Cubierta de El Señor es mi pastor, de Carlos Pérez Casas

De este modo, los asteroides y cometas se convierten en el modo de vida de un sector de la población que habrá hecho del espacio si no su hogar, al menos su lugar de trabajo. De esto podría encargarse una poderosa corporación con miles de empleados, pero tal vez te apetezca darle un toque más humano y cercano.

Puedes crear una historia sobre humildes mineros independientes. Gente que hará un sondeo de esas rocas, valorará los potenciales recursos que contienen, viajará hasta ellos para extraer los recursos (sufriendo accidentes, tal vez) y regresará a su base para vender el fruto de su trabajo. Sin embargo, nunca está de más añadir disputas sobre el reparto de los beneficios o la aparición de piratas espaciales. Todo en pos de generar conflicto en un escenario interesante que proporcione una buena trama.

Asteroides como hábitat

Si quieres adentrarte en una historia sobre mineros de asteroides, quizá sea una buena idea darles un lugar en el que vivir. Es posible crear hábitats en su interior (para proteger a los humanos de la radiación cósmica) pero son sitios cómodos. Darán lugar a una interesante sociedad marcada por la baja gravedad, el efecto Coriolis y la escasez de oxígeno y agua. Un lugar no apto para claustrofóbicos. Esto es una fuente de conflicto asegurado pero te impondrá razonar bien sobre lo que se puede y no se puede hacer. Creo que esta idea daría para un artículo completo sobre hábitats. Lo estudiaré.

Pese a que se puede habitar en los asteroides, no son una solución para la superpoblación. Pese a que son muchos, su reducido tamaño y duras condiciones de vida implican una población limitada. No son una salida viable a los problemas presentes y futuros, haría falta colonizar un planeta.

Ahora bien, su reducido tamaño, atmósfera opresiva y hostilidad hacia la vida los convierte en escenarios perfectos para novelas de terror. Especialmente si hay un loco, o una criatura alienígena, que quiere matarte en un sitio del que no puedes escapar y escasean los lugares para esconderse.

Asteroides y meteoritos como amenaza

Los meteoritos son las rocas que caen a los planetas. Y este es un tema propio de películas de acción que tienen poco que ver con al ciencia ficción, pero que juegan con el espacio. Por ahí ronda la película de Armagedón y los brutos que mandan al espacio. Y Deep Impact, y… La verdad es que un asteroide es una amenaza considerable. Por eso es tan recurrente. Una roca gigante de alta velocidad es un destructor de mundos, por lo que si planeas presentar un conflicto en el primer párrafo que haya algunos meteoritos aproximándose a la Tierra es exactamente lo que iniciará el motor de tu novela.

Asteroides

¿De dónde salen los meteoritos?

Los asteroides que viajan sin una órbita definida suelen ser rocas que han sido arrancadas de la órbita estable que tenían originalmente. Como son tan pequeños, es fácil que la gravedad de cuerpos mayores los saquen de su estabilidad. Desde ese momento, recorren el espacio vacío, cambiando su trayectoria y velocidad en función de los campos gravitatorios con los que se cruzan. Vagabundos en busca de una órbita. Durante este viaje de giros constantes podrían chocar con algo. Por ejemplo, un planeta llamado Tierra.

No es un asteroide

Un objeto extrasolar, o uno que lleva milenios con nosotros, no es lo que parece. En Mass Effect, Caronte, la luna de Plutón, es un relé que permite viajar a otros sistemas solares. Este asunto sobre asteroides que no son asteroides también se ha visto en la reciente novela de El despertar del Leviatán, donde Phoebe (luna de Saturno) es una nave/contenedor de protomolécula alienígena.

Aquí la amenaza ya no es tanto física como existencial. El ser humano se encuentra con lo desconocido y eso genera tanto oportunidades como temor, lo cual lleva a conductas peligrosas. Es una idea que puedes utilizar para establecer una novela sobre contacto extraterrestre.

Campos de asteroides

Frente a la popularizada idea de que los campos de asteroides son un lugar de colisiones constantes donde solo los pilotos más temerarios (Han Solo) se adentran, lo cierto es que esos lugares son bastante pacíficos. Milenios y eones de fuerzas gravitatorias han terminado por atrapar a la inmensa mayoría en unas órbitas definidas. Los anillos de Saturno son polvo, roca y hielo sometidos a la gravedad del gigante gaseoso. Al igual que el Cinturón de Asteroides orbita en torno al Sol y los asteroides troyanos de Júpiter se adscriben a los Puntos de Lagrange. Todo esto genera un territorio que, aunque repleto de obstáculos, es transitable con los cálculos adecuados.

Asteroides y halcón milenario

Asteroides como arma

Si la naturaleza puede amenazar a un planeta con la extinción, también el ser humano. La idea de lanza un meteorito contra un planeta puede convertirse en un proyecto militar. De nuevo, esta idea sale en El despertar del Leviatán (parece que lo pensaron bien al crear el universo) y es brillante por su simpleza. Coges un asteroide, lo sacas de su órbita (gastando energía) y ajustas su trayectoria (gastando energía) contra un planeta enemigo. Ahora es problema de la gente que vive allí. Como táctica militar te ofrece tanto la posibilidad de causar destrucción como la de desviar recursos del enemigo hasta que neutralice la amenaza.

¿Y qué hay publicado sobre el tema?

Lo cierto es que casi todas las novelas ambientadas en el espacio mencionan a los asteroides de un modo u otro. Pero si busco una novela donde los meteoritos y asteroides juegan un papel esencial te diré que apenas he encontrado. Me sorprende, teniendo en cuenta su potencial. He tenido que tirar de mi lista de Goodreads para repasar mis lecturas hasta encontrar lo que buscaba. Y la única ha sido El despertar del Leviatán. Esto significa que voy a tener que leer más novelas. O escribir alguna sobre este tema. Como ando corto de tiempo (siempre) preferiría leer. Así que si sabes de alguna novela que incluya asteroides como elemento clave y no como simple decoración te agradecería que lo dejaras en los comentarios.

Una novela con minería de asteroides

Hasta aquí este artículo, parte de mi sección de ciencia con ficción, espero que te haya resultado útil. Si tienes alguna duda o quieres dejar un comentario, te invito a hacerlo. Y si quieres estar al tanto de más artículos como este te invito a que te suscribas a mi lista de avisos.

Anterior

Carbono modificado, de Richard Morgan

Siguiente

Balance mensual de enero de 2018

2 Comentarios

  1. Isi Esteso

    ¡Hola! ¡Un artículo muy interante!
    En La Luna es una Cruel Amante, no utilizan asteroides en si, pero lanzan a la tierra grandes piedras desde la Luna, ¿Podría ser comparable al uso de asteroides como arma? Aunque, imagino que los efectos devastadores no serán equiparables
    ¡Un saludo!

    • No lo he leído (otro pendiente) pero entiendo lo que dices. Se usarían como arma, desde luego aunque tendrán un menor poder destructivo debido a una menor velocidad. Eso también es bueno, en caso de que quieras provocar daños pero no extinguir la vida en la Tierra. Sería como tener un misil muy potente.
      ¡Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén