Puñales por la espalda, foreshadowing para expertos

Puñales por la espalda: foreshadowing para expertos

Puñales por la espalda es una de esas películas recomendadas cuyo visionado pospones. Otra vez será. Hasta que por fin la ves, y la disfrutas, y como espectador: «¡Qué bien hecha esta película!». Como escritor piensas: «¡Qué bien orquestada la trama!». Puñales por la espalda tiene mucho foreshadowing, y en este artículo voy a revelar 7 muestras de ello. Huelga decir: SPOILER ALERT.

Puñales por la espalda y el foreshadowing

Las coincidencias son algo maravilloso. La semana pasada escribí un artículo sobre cómo crear foreshadowing en una novela, con ejemplos basados en mi propia experiencia.

Los interrogatorios revelan una historia común sobre lo sucedido la noche de la muerte. Rasgos similares en todas las historias, pero siempre hay algún aspecto que cambia, en favor de quien narra el evento. De modo que sabemos que se nos oculta información, o esta se distorsiona, y ahora hay que prestar atención a los detalles que se describen en Puñales por la espalda, esos detalles que hacen que el foreshadowing merezca la pena.

Vaya por delante que todo en esta película parece correctamente situado. La máxima de la pistola de Chejov se lleva a su última expresión. Parece que cada objeto de cada escenario mostrado en cámara cumple una función.

7 muestras de foreshadowing en Puñales por la espalda

1. «Marta es de la familia», pero ni saben quién es

Un ejemplo del egocentrismo reinante en la familia, su cultura elitista, es que todos mencionan que Marta, la enfermera suramericana, es como «parte de la familia», y todos ofrecen datos casuales sobre su país de origen. Cada miembro de la familia, un país distinto. Lo que demuestra lo poco que realmente se interesan por ella. Luego descubriremos que Marta nació en Estados Unidos.

Menos evidente pero muy revelador es la forma de presentar los recuerdos. Cuando los miembros de la familia hablan de Marta durante el cumpleaños, la consideran como una de ellos. Pero en los recuerdos de Marta la tratan como parte del servicio. Alguien que está ahí para recoger los platos.

Aún más, Walt, el hijo menor y agente literario de Harlan, afirma a los detectives que consultó el reloj a medianoche cuando Marta se fue, como si fuera una ocurrencia suya. Pero en realidad fue Marta quien se lo indica. Marta era invisible.

Solo Harlan se preocupaba por ella (y ella de él), no la familia de egocéntricos. Por eso Marta es la heredera, porque los demás no se lo merecen. Y eso es algo que poco a poco aprendemos de los recuerdos de los personajes.

2. Béisbol, lenguajes secretos y aventuras extramatrimoniales

Linda deja claro desde el principio que ella y su padre tenían una relación cercana, incluso su propio «lenguaje secreto». Se preocupan el uno por el otro. Algo que posteriormente vemos cuando Harlan confronta a Richard acerca de su aventura, y su amenaza de revelar a Linda todo el asunto (exhibe una carta destinada a su hija) si Richard no se lo confiesa él mismo.

Tras la muerte de Harlan, Richard irrumpe en el despacho de su suegro y abre la carta. Está vacía. Un papel en blanco. «Harlan iba de farol», piensa, y descarta la nota.

Satisfecho con su victoria, Richard coge la pelota de baseball que había en el escritorio de Harlan y la lanza por la ventana. La pelota acaba en el jardín, donde la recoge Benoit, quien posteriormente la lanza para que el perro la recupere. El perro, obediente, recoge la pelota y se la entrega a Linda, quien reconoce la pelota de su padre y decide devolverla a su escritorio. Allí encuentra la nota de su padre.

Asume que el papel en blanco está escrito en lenguaje secreto, de modo que utiliza calor para revelar la tinta oculta, donde su padre le informa de que Richard, el marido de Linda, tiene una aventura.

Si Richard no hubiera lanzado esa pelota de béisbol, su mujer nunca hubiera encontrado la carta de su padre.

3. El retrato de Puñales por la espalda

El retrato de Harlan es otro de esos elementos decorativos que son algo más. Al principio de la película, cuando su muerte aún no se ha resuelto, su expresión es severa como la de un juez. Furioso porque se desconfíe de Marta. Nos indica que no es responsable. Foreshadowing.

Pero una vez el misterio de Puñales por la espalda se ha resuelto, el retrato de Harlan muestra satisfacción. No solo por su enfermera, sino porque su crimen se ha resuelto. Como toda buena historia debería hacer.

4. Perros que ladran

Esta era fácil. ¿Por qué alguien mencionaría que los perros ladraron si no guarda relación con la trama? ¿Y a quién ladran los perros cuando llega a casa? A Ransom. Ahora sabemos que el nieto, la oveja negra, intentó colarse en la casa durante la noche del crimen.

5. Cuchillo de atrezzo

Esta también era de las fáciles, aunque menos sutil. Durante la última escena de Marta y Harlan, el anciano escritor clava un cuchillo en la mesa y menciona que mucha gente no sabría distinguir un cuchillo real de uno de atrezzo.

Puñales por la espalda y sus muchos cuchillos
Resultaría peligroso que todos esos cuchillos fuesen reales

Como siniestro homenaje a sus propias novelas de misterio, hay una gran cantidad de cuchillos repartidos por la casa de Harlan. Destaca el mural de puñales que rodea la silla donde interrogan a los miembros de la familia, un elemento decorativo (recuerda a Chejov) cuya presencia es muy difícil de ignorar.

Cuando descubran su culpabilidad, Ransom intentará apuñalar a Marta con uno de esos cuchillo. Pero él no sabe que es de atrezzo. Y fracasa cómicamente.

PD: Me encanta cuando Ransom se da cuenta de que el cuchillo es falso y aun así lo comprueba apuñalando dos veces más a Marta.

6. Ransom sabotea el coche de Marta

De este no estoy seguro. Entro en terreno de la especulación. Ransom aparece en la lectura del testamento, aunque poco después revela a sus padres que Harlan lo sacó del testamento (no solo a él, pero esa información se la reserva). Podría parecer que su presencia con la familia es para ver sus caras de sorpresa cuando descubran la verdad, para mofarse de ellos.

Sin embargo, no se queda hasta el final. Abandona prematuramente la casa. Poco después, cuando Marta, confundida, trata de huir de la mansión para alejarse de la familia que le pide explicaciones, su coche no arranca. Ransom aparece al rescate para ayudarla a salir de allí.

¿No te pareció extraño que el coche de Marta fallase y Ransom estuviera todavía ahí para llevarla? Más aún cuando, unas escenas después, le hace comer mucho para hacerle preguntas que Marta no podrá responder con mentiras.

7. Los muchos «pies» en Puñales por la espalda

Conste que vi la película en versión original. Y la forma de hablar de Daniel Craig, con ese extraño acento de detective de Dios sabe dónde, daba pie para muchas palabras extrañas. Un lenguaje rebuscado en sus diálogos. Palabras que nadie usaría en su día a día.

Sin embargo, hay una constante en las escenas que comparten Marta y Benoit: el pie. Benoit dedica una MUY larga mirada a las zapatillas de Marta, siempre que está con ella dice que tal vez hayan empezado con mal pie, no hay que dar pasos en falso, asentar los pies… Todo ese tipo de sugerencias. ¿Por qué?

Porque Benoit ha visto la mancha de sangre en las zapatillas de Marta. Y sabe que ella estaba presente durante la muerte de Harlan. Tan solo se reserva la información para ver dónde le conduce.

Recomiendo volver a ver Puñales por la espalda

Esta vez con un cuaderno de escritor para apuntar pequeños detalles. Una tarea de aprendizaje que te sirva para mejorar tu escritura. Ya no lo haces para disfrutar la película. Avanzas y pausas, avanzas y pausas para aprender de esta pequeña obra maestra hasta que sepas como generar suspense al escribir una escena, o toda la novela.

Hay quien afirma que se pueden leer libros malos para aprender de ellos, pero soy más partidario de acudir a lo bueno, como Puñales por la espalda, para saber qué funciona.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.