Cómo escribir una escena

→ 7 consejos sobre cómo escribir una escena que marque la diferencia

Las escenas son las historias más pequeñas dentro de una novela. Una a una, hacen avanzar la historia y desarrollan a los personajes, al acabar deben dejar la historia en un punto diferente a cómo la recogieron. Por ello, deberían ser tratadas como diminutas tramas que deben quedar resueltas con la intención de que el lector se sienta satisfecho por esos minutos de tiempo que les ha dedicado. Así que a la hora de escribir una escena habrá que pensar en qué historia quieren contar, cuál es su conflicto y qué personajes habrá en ellas.

Escribir una escena como una pequeña novela

En cierto modo, una escena es un pequeño conflicto que busca una resolución. Una mininovela. El resultado de esas dos o tres mil palabras debe ser el éxito o el fracaso de los planes del personaje o la obtención de nueva información que permita seguir avanzando. Al mismo tiempo, debe mostrar mundo, enriquecer el escenario y presentar nuevos personajes. Todo a la vez. Por eso es importante tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de planificar tus escenas.

Las más importantes tienen que ver con la información que vas a transmitir en la escena, lo que quieres contar. Después está el quién habla de ella y bajo qué circunstancias (escenario). Esto es algo que debes tener muy claro para que la escena sea:

  • Relevante para la trama (no más paja, por favor).
  • Estructurada (sin cambios de vista o poca claridad sobre los implicados).
  • Que permita presentar tu worldbuilding.

1. ¿Qué quieres contar ahora?

Cómo escribir una escena con Scrivener
Sinopsis de las seis primeras escenas del primer borrador de Lágrimas de fuego. Usar Scrivener te hará más fácil redactar escenas.

Esa es la pregunta a la hora de escribir una escena. ¿Revelar información vital? ¿Establecer una nueva amenaza? ¿Quieres que un personaje muera? ¿Mostrar su habilidad en algún aspecto? ¿Aumentar el peligro? La escena debe tener un propósito más allá de avanzar sin más. Eso es paja.

Tiene que resolver conflictos o presentar unos nuevos, hacer que los personajes evolucionen y mostrar un poco más sobre cómo has logrado crear un mundo fantástico en el quetanto tiempo has invertido. Todo a la vez, porque recuerda que tienes que hacer que al hacer buenas descripciones, cada oración cumpla más de una función.

Una escena debe ser memorable por alguna razón. De los tres pilares de la novela, que son trama, escenario y personajes, debería contribuir al menos a dos de ellos. Un acuario con tiburones, y los personajes atados, sirve para explicar de qué es capaz un personaje. O de qué no. Tanto por su dominio de alguna habilidad como por su código ético. No todas las escenas tienen que estar cargadas de acción. Mostrar a un personaje haciendo conexiones entre distintas informaciones es un recurso muy útil para hacerlos interesantes.

En busca de inspiración al escribir una escena

Hay veces en las que sabes lo que quieres contar, qué personajes aparecen pero es el escenario lo que se te atasca. O tal vez no sabes cómo seguir adelante tras un diálogo. O simplemente la inspiración no llega. Eso ocurre. Y fastidia en extremo. Por suerte, existen algunos trucos muy simples para facilitarte el proceso de escritura. Deberías recurrir a herramientas que te permitan generar ideas, o acudir a tu cuaderno de escritor, o abrir Youtube.

Cómo escribir una escena con música de Audiomachine

La música es fuente de inspiración, especialmente bandas sonoras de películas de tu género predilecto. Es algo que yo utilizo activamente, para ir tecleando a distintos ritmos en función de la música y lo que me evoca. Mis elecciones son Final Fantasy, Nox Arcana y Adrian von Ziegler para novelas de fantasía y Audiomachine, Two Steps from Hell y Battlestar Galactica para libros de ciencia ficción. Busca el tuyo y házmelo saber.

Mi playlist para escribir ciencia ficción

2. Estructura al escribir una escena

Puede que seas escritor brújula y no tengas nada planificado, pero lo cierto es que sí deberías saber algo sobre la dirección que tus escenas van a tomar. Y, como hemos visto, a qué propósito sirven. En mi caso (saliendo un poco de lo que dice Sanderson) me gusta decir que escribir escenas es un proceso de Necesidad -> Acción -> Reacción -> Repercusión. Y es a este esquema al que me ciño cuando me pongo a escribir una escena, normalmente como continuación de una escena anterior. Una vez terminada, me servirá de punto de partida para el futuro.

  1. Necesidad: ¿Qué es lo que se necesita y por qué? ¿Qué eventos previos han condicionado que estemos en este punto? Esta parte puede ser invisible. Son sucesos que el lector ya conoce (escenas previas) y ahora buscan resolución.
  2. Acción: ¿Qué es lo que hacen los personajes para cumplir sus objetivos? ¿Cómo son capaces de realizarlo? Es tanto el núcleo como el inicio de la escena.
  3. Reacción: ¿Qué sale mal? ¿Quién se opone y qué está dispuesto a hacer para impedirlo? La reacción es el resultado de las acciones del mundo (y los figurantes) como respuesta a la iniciativa de los personajes.
  4. Repercusión: ¿Cómo estamos al acabar la escena? ¿Se han solucionado los problemas o han empeorado? ¿Qué futuras acciones pueden ocurrir como consecuencia de los actos de los personajes? ¿Acaso vas a transformar un héroe en villano? La repercusión es una suma entre las acciones de los personajes y las reacciones que desencadenan. No debería ser un sistema suma cero en el que alguien se lleva todo el premio. Sino algún punto a medio camino entre el éxito y el fracaso. La repercusión es, además, los cimientos de una futura escena.

3. ¿Qué personajes aparecen en la escena?

Vamos a dejar a un lado los arquetipos de personajes y simplificar. Existen dos tipos de individuos en una escena: personajes y figurantes.

Por un lado tenemos a los personajes, los que de verdad importan. Son quienes van a interactuar y llevar el peso de la escena. Tienen los diálogos, las acciones y los pensamientos. Avanzan la trama y van revelando información sobre cómo son y qué esperan conseguir en la historia que estás contando.

Cuando vayas a escribir una escena piensa bien si esos personajes tienen una razón para estar ahí. No basta incluirlos porque les tienes mucho aprecio y quieres que estén siempre presentes. Si no aportan nada, elimínalos de la escena y dales algún otro quehacer. Es posible que con un simple «Eric está interrogando al maquinista» puedas generar una nueva escena más adelante. Sin necesidad de tener a Eric revoloteando en esta.

Si por alguna razón es necesario incluir muchos personajes principales debes tener en cuenta su número, y cómo van a repartirse los párrafos de los que disponen en esa escena. Un diálogo multitudinario donde todos quieren destacar se convierte en un caos para el lector. Y no quieres eso. Tal y como mencioné en el artículo sobre cómo escribir diálogos, lo mejor es que un par de personajes sean los que lleven la batuta.

Figurantes: los grandes olvidados al escribir una escena

Por otro lado están los figurantes. Son, básicamente, componentes de tu worldbuilding. Gente que está ahí con preocupaciones ajenas a la trama. Los considero decorado dinámico. Su misión es hacer ruido (gritan, venden pescado, se ríen, beben cerveza, descargan fardos en el mercado, aran la tierra o entregan informes en el centro de mando). También se mueven al fondo de la cámara. Al escribir una escena te ofrecen la posibilidad de llenar de vida el mundo y generar una mayor inmersión del lector. Para mí son un elemento fundamental, porque si no tu novela va a parecer vacía. No te olvides de incluirlos.

4. ¿Dónde tiene lugar la escena?

Cómo escribir una escena
Dos sacerdotes conspiran para acusar a un rival de herejía. El templo es un gran escenario para escribir esta escena.

No es lo mismo un pecio espacial lleno de agujeros y con oxigeno limitado que un mercado egipcio, con el sol y los insectos arrasando el buen humor. El dónde en una escena es relevante. Existen mundos colmena llenos de industria y el hedor de millones de personas hacinadas. Todo eso marca la diferencia en el tono de lo que vas a contar.

El escenario no es solo el lugar donde transcurre la escena, también define el rango de acciones. Las persecuciones en una carretera difieren de las de un hospital en plena emergencia sanitaria. Las posibilidades de colarse en la oficina de aduanas aumentan si hay una taberna en llamas al otro lado de la calle. Tampoco olvides la climatología. El lugar lo cambia todo en una escena, de modo que deberías pensar bien qué se ajusta a lo que quieres contar.

5. El punto de vista al escribir una escena

Ahora que has leído sobre los personajes y el escenario es hora que hablemos sobre ti.

A menos que estés escribiendo en tercera persona omnisciente (el tipo de narrador en una novela que más habilidad requiere), la escena será descrita al lector a través de los ojos del personaje. No deberías describir nada que esté a la espalda del personaje, y sí lo haces será después de que se gire o cambie de posición. Esto también puede ser muy útil para introducir un nuevo elemento del escenario a mitad de escena.

El contenido del escenario puede, y debería, variar en función del personaje. ¿Qué significa esto? Cada persona percibe algo distinto cuando está en un lugar, en función de su forma de ser. Un soldado percibirá las estructuras militares; un académico, el tipo de arquitectura propia del Viejo Imperio; un ladrón, buscará las riquezas de esos edificios; un obrero, cuáles necesitan reformas. De este modo, al elegir el punto de vista adecuado al escribir una escena no solo describes el lugar, sino también al personaje. Dos por el precio de uno.

6. ¿Tiene un cliffhanger al final?

Las dos oraciones más importantes en toda escena son la primera y la última. Por mucho que le pese a tu mente creativo lo cierto es que escribir novelas no es solo arte, hay un poco de ciencia por ahí escondida. Y esa ciencia tiene reglas.

Una de las más agradecidas por los lectores es el cliffhanger, esa información al final del capítulo que lanza una sorpresa cuyas consecuencias se resolverán más adelante. Es un gancho, uno poderosísimo. Tanto que todavía recuerdo el primero que leí. El personaje había fingido su muerte para que lo enterraran vivo. Su plan era escarbar tierra blanda, recién removida, para escapar de la tumba. Esto le pasó.

Dantés se sintió lanzado al mismo tiempo a un inmenso vacío, hendiendo los aires como un pájaro herido de muerte, y bajando, bajando a una velocidad que le helaba el corazón. Aunque le atraía hacia abajo una cosa pesadísima que precipitaba su rápido vuelo, parecióle como si aquella caída durase un siglo, hasta que, por último, con un ruido espantable, se hundió en un agua helada que le hizo exhalar un grito, ahogado en el mismo instante de sumergirse. Edmundo había sido arrojado con una bala de treinta y seis atada a sus pies. El cementerio del castillo de If era el mar.

Alejandro Dumas, El Conde de Montecristo.

Nada más que añadir aquí.

7. ¿Era necesario escribir esa escena? ¿Sobra?

El más importante de los consejos. Y el más difícil de seguir. Una vez hayas terminado de escribir la novela deberías empezar la revisión, para la cual te recomiendo tanto mi artículo sobre cómo revisar el borrador de una novela en ocho pasos, para que pulas tu argumento, como mis servicios como corrector de textos.

Sin embargo, hay algo que puedes hacer nada más terminar. Examina una a una tus escenas, apenas te llevará un par de minutos por cada una, y piensa: «¿si elimino esta escena la trama se ve afectada?». En caso de que tu novela sobreviva sin la escena es probable que tengas que borrarla.

Esto es de extrema utilidad porque a menudo al escribir una escena para nuestra novela lo hacemos porque hemos tenido una gran idea, o hemos vivido una experiencia, que necesitamos compartir. Pero a veces, por muy bueno que sea el resultado, es irrelevante para la visión general de nuestra historia.

Ese es el último consejo que te daré sobre cómo escribir una escena que marque la diferencia: elimina lo innecesario.

3 thoughts on “→ 7 consejos sobre cómo escribir una escena que marque la diferencia

  1. ¿Cual es la longitud media y general de palabras en una escena ?
    Por favor necesito ese número, aunque intuyo que depende verdad. Y gracias.

    1. Tienes razón, depende. Aunque en mi caso me rijo por algunas cifras orientativas.

      Más de 3000 ya es exagerado, especialmente si es una escena de combate.

      Cuando escribo novela corta voy a las 1200-1500. En formato largo 1800-2100.

      Pero no cumplo estas medidas, simplemente me sirven para orientarme.

      ¡Nos vemos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.