• contacto@carlosperezcasas.com

Category ArchiveEscribir

Autoridad racional: el realismo al escribir

El otro día estaba reunido con mi grupo de escritores, comentando nuestros últimos capítulos en espera de poder mejorarlos cuando surgió el término autoridad racional. Intrigado, les pregunté qué era eso. Maribel, mi compañera y redactora en el blog Fantasy Spotlight, me respondió: “Cuando sabes de lo que hablas al usar el vocabulario correcto“. Maribel y yo estabábamos leyendo un texto de una novela de fantasía en la que aparecía la palabra “saya”. ¿Qué es eso? “Una especie de túnica medieval pero que no es una túnica”.

Autoridad racional: la palabra adecuada

Usar la herramienta adecuada en el momento adecuado

Y he ahí la diferencia, porque cualquier otro escritor, entre los que me incluyo yo, hubiera puesto túnica (es la ropa medieval estándar) y habría avanzado a la siguiente palabra. Pero Lola Basavilbaso y Luis Constante son historiadores del arte, y tratan con mucho cariño el mundo de Êrhis. Sus personajes llevan la ropa que les corresponde por su linaje y oficio. Eso les otorga autoridad racional.

Romance en fantasía y ciencia ficción

Este artículo será breve porque Sanderson le dedicó poco tiempo en sus clases, de hecho, lo consideró como parte de la lección sobre escenas y combates. Supongo que para él el romance en fantasía y ciencia ficción es otro tipo de conflicto con el que lidiar en el libro. Los personajes tienen relaciones profesionales y personales, el romance es ir un paso más allá en la profundidad de sus arcos narrativos.

Romance en fantasía y ciencia ficción

Vin y Elend en la saga Nacidos de la Bruma

En las novelas infantiles el romance suele circular en torno a “las chicas apestan” y nunca hay amor verdadero. En novelas para adolescentes es necesario que aparezca, pero hay que tener mucho cuidado en cómo tratarlo.

Que haya un personaje masculino y uno femenino no significa que deban estar juntos. El mundo puede impedírselo. O alguno de ellos puede no quererlo. O sentirse atraído pero descubrir que las desventajas superan a la ventajas. Es su vida, no deberían entregársela al otro sin más. Estos encuentros forzosos también ocurren cuando ellos son los únicos que hay. Los demás personajes están casados, o son muy jóvenes o muy mayores. Solo están ellos.

Al construir un romance Sanderson lo hace como cualquier otra relación entre dos personajes. Después le añade elementos románticos. Ya está. Esto es importante porque así creas personajes que no están ahí para enamorarse. Hacerlo forzado o sin darle un propósito más allá suena a hueco. Si el amor es lo único que le importa al personaje puede hacerle perder calidad. Especialmente si debería estar salvando el mundo.

Escribir una escena (y combates)

Las escenas son las historias más pequeñas dentro de una novela. Una a una, hacen avanzar la historia y desarrollan a los personajes, al acabar deben dejar la historia en un punto diferente a cómo la recogieron. Por ello, deberían ser tratadas como diminutas tramas que deben quedar resueltas con la intención de que el lector se sienta satisfecho por esos minutos de tiempo que les ha dedicado. Así que a la hora de escribir una escena habrá que pensar en qué historia quieren contar, cuál es su conflicto y qué personajes habrá en ellas.

Sinopsis de las seis primeras escenas

Escribir una escena como una pequeña novela

En cierto modo, una escena es un pequeño conflicto que busca una resolución. Una mininovela. El resultado de esas dos o tres mil palabras debe ser el éxito o el fracaso de los planes del personaje o la obtención de nueva información que permita seguir avanzando. Al mismo tiempo, debe mostrar mundo, enriquecer el escenario y presentar nuevos personajes. Todo a la vez. Por eso es importante tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de planificar tus escenas.

Las más importantes tienen que ver con la información que vas a transmitir en la escena, lo que quieres contar. Después está el quién habla de ella y bajo qué circunstancias (escenario). Esto es algo que debes tener muy claro para que la escena sea A) relevante para la trama (no más paja, por favor) B) estructurada (sin cambios de vista o poca claridad sobre los implicados) y C) permita presentar tu worldbuilding. Seguro que hay más elementos a considerar a parte de estos tres, pero son un buen comienzo.

Agentes literarios (y contratos)

Como profesional de la escritura se te debería dar bien crear novelas. Personajes, trama y todo lo que hemos visto anteriormente es algo que ya debes dominar. Pero como ya ocurriera con el artículo sobre editores, hay temas relacionados con el mundo de la escritura que van más allá de las letras para entrar en el campo de los negocios. Aquí aparece la figura de los agentes literarios (y sus sustitutos) que te ayudarán a comprender los contratos editoriales y evitar que te estafen. Los que te ayudan a ganar dinero, en otras palabras.

Agentes literarios

Los agentes literarios son unos seres mitológicos que te facilitarán la vida. Estos individuos son los que se ocupan de que tu libro sea publicado en una editorial una vez tu último borrador esté terminado. Ellos toman la obra y la envían a quien pueda interesarle. Utilizando mecanismos a los que el autor no puede acceder por no tener sus contactos. Hablan directamente con los editores y usan su labia y dominio del mundo editorial para hacer que tu libro sea tenido en cuenta, saltándose todos aquellos pasos que viste en el artículo sobre editores. Ellos en sí mismo son una especie de editores, pero una vez leen la novela saben perfectamente a qué editorial le va a interesar. En otras palabras, abrevian trámites.

Conocer editores: cómo contactar con ellos

En el mundo editorial hay muchos personajes con los que te interesa trabar amistad. Conocer editores, agentes literarios, abogados y publicistas, así como artistas e incluso dueños de las compañías editoriales es algo que puede venirle muy bien a tu carrera literaria. Este artículo es una aproximación a todo lo que debes saber sobre el oficio de escritor que no está directamente relacionado con escribir novelas. Cómo conseguir que te publiquen, conocer editores para recibir la atención deseada y dónde adquirir la experiencia de los autores ya consagrados.

Todo esto parte de la experiencia de Sanderson con la industria americana, por lo que algunos de estos consejos pueden variar respecto a España u otros países. Sin embargo, es posible que el funcionamiento básico no cambie.

El mundo editorial: convenciones y editores

Este artículo se divide en dos secciones: convenciones y editores. Las convenciones sirven para ampliar tu red de conocidos dentro del mundo editorial. La segunda parte está dedicada a conocer editores y el mejor modo de aproximarse a ellos para que tu novela despierte su atención. Que es lo que quieres.

Puedes conocer editores en la Celsius 232. Fuente

Corregir el borrador de tu novela

Tu trabajo da sus frutos cuando escribes la palabra fin. Pero no has acabado, ni mucho menos. Eso que tienes es un primer borrador y es una mierda, puede que tenga buenas ideas, algún diálogo sagaz, pero no es algo que la gente debería leer. Ni tú quieres que lo lean. Porque antes de que vea la luz, de enseñársela a nadie, tienes que corregir el borrador de tu novela. Tu primer borrador está muy bien, aunque antes te haya dicho que no. Tiene sus cosas buenas porque son los sólidos cimientos en los que se basa tu próximo éxito. Pero, al igual que las casas, la gente quiere más que unos cimientos. Quiere paredes y quiere tejado, con una buena estética exterior. Lo mismo le sucede a tu novela, y todavía no lo tiene.

Necesitas corregir el borrador de tu novela

O-B-L-I-G-A-T-O-R-I-O. No me refiero únicamente a la corrección de textos que tarde o temprano todos hacemos. Eso es algo que ya deberías tener muy marcado a fuego si te has metido en el oficio de escribir. No, se trata de la corrección que arregla los puntos flojos de tu novela, concreta las descripciones de los escenarios y mejora todo en general. Todo. En otras palabras, lo que convierte tu historieta en una novela. Según Brandon Sanderson te convierte en un buen escritor cuando eres bueno revisando, por lo que insiste en la necesidad de aprender esta habilidad en las fases iniciales de tu carrera literaria.

El borrador de El alguacil, ya corregido

Describir en una novela: concreción y diálogo

Una novela es una historia que cuentas a través de palabras. Usas los párrafos para describir a los personajes, qué dicen y cómo actúan. Pero hay que tener cuidado. Demasiada información puede agotar al lector, poca le dejará confuso. Y decírsela directamente puede molestarle.

La frase “un perro que aún no ha sido comido” revela muchísima información en pocas palabras. Fuente.

Describir: ¿cuánto es necesario?

Lo más habitual es que el escritor describa en exceso. Ocurre siempre. Especialmente en el primer borrador. Por un lado, es lo que debes evitar; por otro, no tienes que preocuparte por ello, ya que durante la fase de revisión es algo que solucionarás. Estaría bien que aprendieras, especialmente en los primeros momentos de tu carrera, a describir lo justo, pero no hay ningún problema en escribir de más. Recortar es fácil.

Una vez dicho eso, Sanderson aclara cómo se debe describir y qué herramientas utilizar en cada caso. Las más relevantes hacen referencia al uso del lenguaje (no debe ser elevado y academicista, sino preciso), la secuenciación de la información y el uso del diálogo para descargar la densidad del texto.

Worldbuilding (II): política, economía y cultura

He aquí la segunda parte de las lecciones de worldbuilding de estas clases sobre cómo escribir fantasía y ciencia ficción según Brandon Sanderson. El tema se está alargando un poco más de lo previsto, aunque esto no debería sorprenderte. El worldbuilding es lo que más nos gusta a quienes escribimos ciencia ficción o fantasía, así que nunca está de más tener algo de información extra que podamos utilizar, ¿no crees?

En el artículo anterior expuse sobre la geografía del mundo que vas a diseñar. Hoy toca hablar de aspectos más artificiales, como son la política, la tecnología y las religiones. También habrá un apartado dedicado a las leyes de la magia de Brandon Sanderson (aunque a estas alturas son bien conocidas) y he decidido incluir algunas anotaciones sobre folklore, un aspecto que suele esconderse o ignorarse.

El lado humano del worldbuilding

Este es el aspecto que más trabajamos quienes escribimos fantasía y ciencia ficción: la creación de sociedades imaginarias. Cierto es que nos influenciamos por civilizaciones que sí han existido (como ocurre con la omnipresente Inglaterra del siglo XIII) pero siempre es bueno que cojas algún aspecto de ellas y le des un giro atractivo, o le introduzcas algún elemento tecnológico. Todo sea por conseguir algo impactante.

Es hora de crear civilizaciones increíbles. Fuente

Puedes partir de una idea previa o no tener nada claro en absoluto, pero confío en que las pinceladas que aquí vas a ver sobre worldbuilding te ayuden en tu proceso de escritura. Para eso están. En este artículo voy a dar más rienda suelta a mis propias impresiones, aunque es cierto que seguiré las directrices de Sanderson, ya que quiero ofrecer mi propia visión sobre estos aspectos más humanos del worldbuilding y las posibilidades para la narrativa.

Autopublicar según Brandon Sanderson

Brandon Sanderson es un autor consagrado que no se dedica a autopublicar. Sin embargo, no niega la importancia de este sector dentro del mundo editorial. Mucho de lo que vas a leer aquí se ha dicho mil veces, la única diferencia es que ahora lo dice Sanderson (más bien, transcribo lo que él opina sobre el tema). Como dato, en sus clases del 2012 estuvo una considerable cantidad de tiempo explicando el negocio de autopublicar, al igual que hizo con los agentes literarios y contratos, por lo que le da gran importancia.

Maquetando El Cirujano

Autopublicar: ¿qué pasa en ese mundo?

El proceso de autopublicación no ha cambiado en veinte años. Se ha vuelto más fácil, dice Sanderson, pero no ha cambiado. Tienes que escribir la novela, editarla, diseñar portada y buscar tu mercado.

Según él existen tres tipos de autor autopublicado. El primero es el que quiere mantener un control sobre su novela y sus ventas. Estos se subdividen en dos categorías: autores consagrados que consideraban que no estaban recibiendo lo suficiente por su trabajo y decidieron lanzarse a autopublicar, y aquellos que tienen en mente construir una audiencia paso a paso a través de sus novelas online. Es decir, autopublicados por vocación.

El segundo tipo de autopublicado es el que está harto de recibir rechazos y seguir corrigiendo y corrigiendo algo que considera terminado, presentándolo a una editorial tras otra sin recibir respuesta. Al final opta por autopublicar. Aquí se podría hablar de un autopublicado por necesidad.

Y el tercer tipo es el de “ya tengo mi borrador, voy a publicarlo”. Este es el autopublicado por ignorancia. Si has seguido los pasos de Sanderson sobre cómo escribir fantasía y ciencia ficción, no estarás en esa categoría, porque es la que debes luchar para eliminar. Autopublicar tiene un estigma negativo normalmente asociado a “esa novela no merece la pena si ninguna editorial la ha querido” por culpa de este tercer grupo. Es tu responsabilidad minimizar el tamaño e influencia de este sector y ofrecer una novela autopublicada de calidad.

Worldbuilding (I): Geografía y poblaciones

Un personaje empieza en su pequeño pueblo medieval. Es un chico más, eso parece. Resulta que un mago le dice que es el Elegido. Se junta con un variopinto grupo de personajes estándar. En una taberna, por supuesto. Viven aventuras. Worldbuilding. Salvan al mundo. Y a la chica. Y el secundario cómico muere. Ahora es un héroe y le coronan rey de algún lado.

Los lectores han leído esa novela demasiadas veces. O, al menos, han visitado ese país de fantasía medieval con señores y campesinos. Es tiempo de cambios. Estos pueden producirse en la trama y en los personajes, desde luego. Pero como esto es fantasía y ciencia ficción quieres que tu novela se distinga de las demás. Es hora de salir de la Edad Media (o el Imperio Galáctico) como escenario y pensar en otra ambientación. Como escritor de fantasía y ciencia ficción debes buscar el equilibrio entre lo familiar y lo extraño, para que preparando el worldbuilding de tu novela no le des “más de lo mismo”.

Worldbuilding en una novela de fantasía o ciencia ficción

Sanderson afirma que lo más importante en la mayoría de las novelas son los personajes (especialmente en fantasía épica). Algunas veces, minoría, es la trama (ciencia ficción, principalmente). Pero nunca el worldbuilding, construcción de mundo, es lo más importante. Sin embargo, el worldbuilding es lo que diferencia a la fantasía y la ciencia ficción de los demás géneros. Es lo que lo hace único. Los lectores se adentran en la historia buscando un escenario espectacular, pero seguirán leyéndola gracias a la trama y los personajes. Así que el gran problema de los nuevos escritores es que sobrecargan su worldbuilding en busca del mundo más asombroso que puedan imaginar. En este artículo encontrarás unas nociones básicas sobre geografía y población, pero ten siempre presente que no debes sobrecargar la novela.

Vamos a construir nuestro mundo. Fuente