Escribir una escena de combate

💥 5 reglas básicas sobre cómo escribir una escena de combate

Rifles de plasma. Golpes de espada. El entrechocar de los aceros y el crujir de los huesos. Luchas encarnizadas o peleas a puñetazos. Edificios que se derrumban y polvo que lo oculta todo. Tanto en las novelas de ciencia ficción como en las de fantasía el combate juega un papel importante a la hora de presentar obstáculos, y la acción es la temática principal de la fantasía heroica, por ejemplo. Por eso hoy toca hablar sobre cómo escribir una escena de combate.

Reglas para escribir una escena de combate

Fuente: Senior Airman Ryan Conroy

Llegamos a un punto peliagudo a la hora de escribir una novela de fantasía y ciencia ficción. Los combates. Son uno de los grandes atractivos de la literatura fantástica y hay quienes han basado su carrera en lo bien que lo hacen, como Joe Abercrombie. Ahora tú te estás preguntando qué se necesita para escribir una pelea que resalte. ¿Qué pasos debería seguir? ¿Cómo utilizo los diálogos? ¿Uso oraciones cortas? ¿Cómo describir una escena de lucha para que luzca bien?

Hay tantas cosas que pueden salir mal. Desde un combate simplificado que deja al lector insatisfecho hasta uno demasiado largo, que lo aburre. Sin olvidar los que resultan confusos sobre quién ha muerto, quién sigue vivo y por qué se menciona tanto la ventana del torreón. Muchas cosas pueden salir mal al escribir una escena de lucha.

Por lo que hoy voy a intentar ayudarte con cinco consejos para describir peleas, porque es un problema que yo también he sufrido, especialmente en el enfrentamiento final de El Cirujano. SPOILER ALERT: los más importantes son el primero y el quinto.

1. Escribir una escena de combate debe avanzar la trama

La primera gran pregunta es: ¿necesitas escribir una escena de lucha? ¿O solo lo haces porque te apetece? Las escenas de combate son el resultado del agotamiento de otras alternativas. Eso no quiere decir que sean escenas de segunda. No. Lo que implica es que el combate debería ser, especialmente si tu novela quiere ser realista, el último recurso.

Rechaza escenas de combate gratuitas. Si no aportan nada a la trama no las incluyas. Si usas Scrivener mueve esa escena, ya habrá oportunidad más adelante. O déjalas en el cajón para otra novela. Tal y como dije en el artículo sobre cómo escribir una escena, si puedes eliminarla sin que la trama se vea afectada es que ese combate sobra.

Una escena que sí aparezca en tu novela debe servir para avanzar la trama de la novela y, dentro de lo posible, mostrar la naturaleza del personaje. ¿Tendrá miedo? ¿Será misericordioso con los que se rindan? ¿Aguantará el estrés de la lucha? ¿Cómo reaccionará ante la visión de su propia sangre?

Haz que tu escena de lucha sea un golpe de adrenalina al lector pero que a su vez sea parte del gran plan de tu novela.

Para los personajes la lucha también es el último recurso

Los personajes, en su aventura, se encuentran con un grupo de bandidos/esbirros con ganas de pelea. Empieza un combate. Y solo acaba cuando todos los bandidos están muertos. Con mucha, mucha suerte uno de ellos se rinde (probablemente para que los protagonistas lo interroguen o, peor aún, incluyas una escena de tortura).

Esto es algo que me fastidia encontrar en las novelas de fantasía (también ocurre en ciencia ficción pero no es tan exagerado). ¿Acaso la gente no tiene aprecio por su vida? ¿Y acaso esos esbirros no son gente?

La naturaleza humana no es propensa a luchar hasta la muerte, especialmente si huir es una opción muy atractiva y viable. Es inevitable que en el fragor de la lucha alguien caiga herido o muera. Pero pocos personajes querrían arriesgar su vida en un combate si pueden huir. Puede que haya un loco en el grupo, pero es poco probable que haya cuatro o cinco. Ni siquiera en la épica confrontación del Bien contra el Mal.

Es más, si creen que pueden encontrar otra solución al problema preferirían no luchar. El famoso «hablando se entiende la gente». Esto no se aplica a las emboscadas, porque golpear por sorpresa tiene cierto atractivo para la psicología humana, además de incrementar las opciones de victoria.

Lo que quiero decir es que al escribir una escena de combate tengas presente que todos los personajes, protagonistas y antagonistas, buscarán la mejor manera de seguir con vida. Siempre. Eso le da realismo a tu novela.

Escribir una escena de combate
No todos los guerreros son fanáticos siervos del Caos. Muchos también tienen familia. Fuente: Deathwatch

2. Describir cada golpe es aburrido

Los repertorios de leches a mansalva sin descanso ni piedad dispensados a dos manos con extra de bates de béisbol y mogollón de patadas giratorias a lo Chuck Norris que ojito no te parta la cara no son divertidos. La oración anterior tampoco. Dar una somanta palos a un personaje en una novela no debería obligar al lector a leer diez formas distintas de dar un puñetazo. Puedes hacerlo mejor.

¿Qué sucede si una sexta parte de tu libro es una escena de combate? «Le golpeó. Y le golpeó. Le volvió a golpear de una forma más chula. Y golpe. Y le lanza un martillo. ¡Polvo en el aire!». Eso es aburrido. Clic para tuitear
Combates bien narrados y llenos de peligros.

En el cine es posible hacerlo, porque hay cierto magnetismo sádico hacia la sangre salpicando y las cabezas volando por los aires. Es visual. Es espectacular. Pero en una novela el lector se acaba cansando. Es algo que ocurrió con el borrador inicial de Las estepas de Avok, demasiado combate. Tras el proceso de revisión, los autores lo redujeron hasta conseguir el combate perfecto, con el magnetismo de unas ruinas abandonadas como escenario. Más sobre el proceso de edición en el quinto punto.

Es importante saber que el lector no necesita una descripción detallada de cada estocada, cada bala que se dispara y que de los treinta casquillos que hay en el suelo seis de ellos todavía están humeando. Eso es demasiada información. ¿Quieres que tu novela tenga combates frenéticos? Entonces usa el frenetismo en los combates. Ritmo. Ritmo. Gritos. Quince segundos de estocadas en una línea. Impacto. Herida. Herida mortal. Se acabó.

Ahora pasemos a lo que sí puedes hacer al escribir una escena de lucha.

Pensamientos y sentidos al escribir una escena de combate

Ahora toca hablar sobre lo que NO pueden hacer las películas pero tu novela sí. Puede mostrar los pensamientos de un personaje, especialmente si se utiliza la tercera persona. Aquí hay que tener cuidado de mostrar. Es mejor que el pensamiento del personaje sea una reacción rápida a la descripción en lugar de revelar información sobre el escenario (con una frase descriptiva); un personaje con entrenamiento militar tendrá más reflejos que pensamientos. Reserva la introspección hasta después de la lucha.

También está la posibilidad de jugar con los cinco sentidos, tal y como se vio en el artículo sobre cómo describir en una novela.

  • Vista: el clásico. El que nadie olvida a la hora de describir los combates.
  • Oído: aquí puedes ser narrativo, al describir los sonidos del combate, o recurrir a las onomatopeyas, algo con lo que experimenté en El alguacil y quedé satisfecho. El cambio de tono entre susurro, grito y exclamación también es un buen uso del sonido al escribir una pelea.
  • Olfato: Sudor. Humo. Sangre. Excrementos. Cierra los ojos e imagina ese combate en tu cabeza, qué hay, hacia dónde sopla el viento… ¿a qué huele cuando un cadáver cae sobre el comedor de un barracón?
  • Gusto: Saborear tu propia sangre o tu sudor es algo inevitable en el fragor de la batalla. Pero también el barro en tu boca cuando tragas el polvo que las botas de veinte mil soldados alzan al cielo.
  • Tacto: Dolor, claro. Pero también el calor asfixiante de las células de combustible en llamas. La incómoda sensación de que el suelo se inclina conforme el barco se hunde. Lo que el personaje siente.

Frases cortas, frases gongorianas

Una segunda ventaja es poder alterar el ritmo, acelerar o frenar en función de las circunstancias. Imagina la cámara lenta de las películas de Matrix o el ritmo musical de los combates en Altered Carbon. Tú también puedes hacerlo. Tienes un presupuesto ilimitado de efectos especiales (puedes volar todo un escenario si te apetece). Y algo que Sanderson hace es mostrar la mecánica de sus sistemas de magia durante un combate, algo que deja claro en El Imperio Final. Pero cuidado con escribir demasiado. La brevedad es esencial al escribir una pelea.

Lo de la brevedad no es nuevo en este blog. Si has leído mi artículo sobre cómo hacer buenas descripciones en una novela verás que le doy mucha importancia a decir lo máximo posible con menos palabras. No menos, sino más concretas.

En un combate ocurre algo parecido, pero además me gusta alternar frases largas, gongorianas como diría Lola Basavilbaso, con frases cortas que sean lapidarias. Las frases cortas crean un ritmo dinámico, pero las largas sirven para que ese efecto dinámico se intensifique. Esto es algo a lo que estoy muy atento durante la fase de revisión. Y lo hago desde que leí el texto sobre Write Music.

Como escribir una escena de combate

Uno de los mejores consejos que verás a la hora de escribir, no solo combates, sino literatura en general.

3. Muestra el combate, no lo cuentes

Esta ya es una vieja regla para ti. La has oído mil veces. Ahora es momento de aplicar a cómo escribir una escena de acción.

Hay una serie de consejos sobre cómo escribir escenas de combate. La primera es no hablar sobre escenas de combate. Al igual que ocurría con el personaje, hay que mostrar el combate, no explicar lo que sucede. Menos aún explicar al lector cómo se debe luchar. En nuestro mundo multimedia se pueden hacer largas secuencias de lucha porque son muy visuales. Existen combates finales de veinte minutos en muchas películas. Como ya he dicho antes en el cine el golpe a golpe es entretenido; en una novela, no.

Por el contrario, hay escritores que reducen las escenas al mínimo. Únicamente dicen quién muere, después continúan la historia. Es posible que esta ausencia de escenas de combate se deba a algún tipo de cliffhanger, en cuyo caso puede ser de ayuda. Pero yo pienso que un poco de combate puede ayudarte a escribir una escena más completa y satisfactoria.

En busca de un combate realista

Respecto al realismo de las escenas se puede ser flexible. La realidad indica que si un personaje recibe una herida ya no luchará durante el resto del combate. Punto.

Si todos están entrenados, dos contra uno, el uno pierde. En ese tipo de combate solo se puede ganar mediante la intimidación, demostrar que al menos uno de ellos puede morir.

En un combate sin armas, el que gana es el que no está derribado en el suelo, pues ese desgraciado es quien recibe numerosos golpes inmisericordes.

Algo más de información sobre combates de ambiente medieval se puede encontrar en esta serie de artículos de Ana Kratzen. Y para los de ciencia ficción quizá os sirva este sobre armamento espacial o sobre abordajes en el espacio.

4. Describe el combate de un personaje… y quienes le rodean

Lo importante es una escena de combate es ser claro. Dejar claro quién ha sido herido, quién no y quién sigue vivo. El lenguaje ha de ser simple, ausente de metáforas (olía a metal caliente como una forja tras un duro trabajo), para darle velocidad. Evita las palabras estridentes (ya sea ahora o durante la fase de revisión) que puedan retrasar la lectura. El combate debe ser breve, rápido y conciso.

Otro punto a tener en cuenta es la posición de los personajes. Si el personaje entra en combate con dos compañeros, los lectores quieren ubicarlos mientras siguen las acciones del protagonista. Por eso es recomendable ceñirse a un único punto de vista.

Hay dos tipos de caos en un combate: el que siente el lector yendo de lado a lado, y el que siente el personaje acosado por sus enemigos. El segundo es el que queremos. En relación a esto, hay que tener presentes cuáles son las motivaciones del personaje en el combate y qué espera conseguir. ¿Matar a alguien? ¿Sobrevivir? ¿Humillar a un rival?

Cómo escribir una batalla campal

En combates a gran escala es aconsejable reflejar que el personaje es minúsculo en comparación con lo que sucede. Solo quiere salir de ahí con vida. Libran su propia guerra entre su entrenamiento y su instinto de supervivencia. Es su conflicto interno. La GUERRA, en mayúsculas, tiene mucho de intimidación, retiradas, ataques rápidos y violencia aleatoria antes de que la auténtica lucha llegue a ocurrir. Si es que lo hace. Con menos de un 10% de bajas los ejércitos ya huyen. Si uno de cada diez muere a tu alrededor sabes que vas a perder, por lo que sales corriendo antes de que todo se desmorone. Porque lo hará, tú solo te anticipas. En la guerra nadie gana. Uno sufre y el otro sale huyendo.

Por otro lado, incluso el más minúsculo puede influir en la lucha. ¿Recuerdas la batalla del Abismo de Helm? En cada momento crucial estaba presente uno de los personajes. Gimli y Aragorn defendían el portón. Legolas trataba de matar al berserker que portaba la antorcha. Gandalf lidera la carga de caballería. Al situar distintos personajes en lugares clave se consigue una gran panorámica de la batalla. Pero ten cuidado con los superpersonajes omnipresentes que son partícipes y testigos de todo. No es realista.

Escribir una escena de combate
Fuente: El caballero del árbol sonriente

Los Héroes es un ejemplo de novela con combates masivos bien narrados. Joe Abercrombie tenía en su cabeza (o dibujado) el mapa del campo de batalla. Siempre consciente de quién estaba en cada lugar. Gracias a ese conocimiento el lector no pierde nunca de vista cuál es la situación de la batalla, las estrategias y cómo se van desarrollando conforme la trama avanza. Esta narración es la máxima expresión del combate, pues no se trata de escribir una escena en torno a la lucha, sino toda una novela.

5. Edita, siempre, tras escribir una escena de lucha

Portada de El Cirujano. Una novela de fantasía y ciencia ficción sobre ingeniería genética

¿Recuerdas que antes he mencionado el combate final en El Cirujano? Pues hubo más de uno, y de seis. Hubo muchísimo proceso de edición, mucho consultar a mi grupo de escritores sobre qué necesitaba y, por encima de todo, qué le sobraba a la escena. Al final todo el combate quedó reducido a diez párrafos y tres diálogos. Nada más.

La gente aún me dice que es el mejor fragmento de la novela.

Y lo es por una sencilla razón: la primera vez que lo escribí lo hice de un tirón, dejando que los personajes fluyeran en mi cabeza. Sus movimientos. Su respiración. Su ansia de acabar con el otro. Cuando terminé ahí estaba: en mi cabeza y en una serie de párrafos confusos. No es fácil plasmar imágenes de tu cabeza, ni queda claro.

Por lo que se hizo muy necesario un proceso de edición (y no me cansaré de recomendar el artículo sobre cómo corregir el borrador de una novela). Algo que arreglase los diálogos e incluyera mejores descripciones. ¡Recortar! El proceso de edición es lo que convirtió un combate en EL COMBATE. Y a mí me sirvió de experiencia para el futuro.

Diálogos precisos al escribir escenas de acción

Ignoro en cuantas peleas has estado, pero suelen ser asunto de pocas palabras. Es cierto que el «público» tiende a vociferar sin descanso, pero los implicados, los que de verdad luchan, no hablan. Gruñen, suspiran, lanzan berridos y recuperan el aliento. No tienen tiempo para mucho más.

He aquí uno de los elementos clave al describir peleas. Los diálogos deben ser breves, casi telegráficos. Mucha información en pocas palabras. Y, en caso de que necesites ampliar información apóyate con la descripción narrativa. Dos ejemplos de diálogo en combate.

—¡Nos están disparando con morteros desde el otro lado de esa colina,
sargento Magos! ¡Debemos buscar protección tras esas rocas!

El sargento Magos observó con desconfianza la cima de la colina. Algo retumbó tras ella.
—¡Morteros! —exclamó mientras se acurrucaba tras una roca.

El segundo ejemplo es mejor porque un diálogo breve y una acción van de la mano. Es más inmersivo para el lector, que puede oír el grito en su cabeza. Además, ese «acurrucaba» demuestra pánico. Por cierto, ese es el tipo de cosas que arreglo en mi servicio de corrección de novelas.

Y hasta aquí el artículo sobre cómo escribir una escena de combate. ¿Tienes algo que opinar sobre lo dicho? No dudes en dejar un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad