• contacto@carlosperezcasas.com

Archivos de la etiquetas Combate

Escribir una escena (y combates)

Las escenas son las historias más pequeñas dentro de una novela. Una a una, hacen avanzar la historia y desarrollan a los personajes, al acabar deben dejar la historia en un punto diferente a cómo la recogieron. Por ello, deberían ser tratadas como diminutas tramas que deben quedar resueltas con la intención de que el lector se sienta satisfecho por esos minutos de tiempo que les ha dedicado. Así que a la hora de escribir una escena habrá que pensar en qué historia quieren contar, cuál es su conflicto y qué personajes habrá en ellas.

Sinopsis de las seis primeras escenas

Escribir una escena como una pequeña novela

En cierto modo, una escena es un pequeño conflicto que busca una resolución. Una mininovela. El resultado de esas dos o tres mil palabras debe ser el éxito o el fracaso de los planes del personaje o la obtención de nueva información que permita seguir avanzando. Al mismo tiempo, debe mostrar mundo, enriquecer el escenario y presentar nuevos personajes. Todo a la vez. Por eso es importante tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de planificar tus escenas.

Las más importantes tienen que ver con la información que vas a transmitir en la escena, lo que quieres contar. Después está el quién habla de ella y bajo qué circunstancias (escenario). Esto es algo que debes tener muy claro para que la escena sea A) relevante para la trama (no más paja, por favor) B) estructurada (sin cambios de vista o poca claridad sobre los implicados) y C) permita presentar tu worldbuilding. Seguro que hay más elementos a considerar a parte de estos tres, pero son un buen comienzo.

Abordaje espacial

La lucha entre mamparos metálicos

La ciencia ficción nos ofrece nuevos campos de batalla en los que experimentar el frenético desarrollo del combate. En otro capítulo hablamos sobre el armamento espacial que se podría utilizar en los combates entre dos naves espaciales. Hoy hablaremos sobre combates dentro de esas mismas naves. ¿Qué se pueden encontrar nuestros personajes cuando se les presente un abordaje espacial? En un ambiente tan extraño como es el espacio, los personajes no solo se encontrarán a sus enemigos, sino una serie de obstáculos y limitaciones que obligarán a cambiar toda concepción que se tenía sobre luchar. Congelación, exposición al vacío, radiación o la problemática ausencia de gravedad.

De todo esto procuraré realizar un esquema con el que podáis trabajar a la hora de elaborar vuestras escenas de acción en el espacio, aportando una leve validez científica (o lógica) a las situaciones que podríais escribir. Vaya por delante que este artículo está pensado como si fuera un abordaje espacial. Lo cual incluye aproximación, combate y escenario. Y aunque doy unos breves trazos sobre lo que es el combate en sí, esto es más bien una descripción del escenario. Cada uno narra combates como quiere/pude, no como yo le diga. Bien. Dicho está. ¿Qué situaciones pueden darse en un abordaje espacial?

Armamento espacial

Destrucción en gravedad cero

La guerra es una constante en los conflictos históricos, y el futuro no será una excepción. Siempre hay algo por lo que luchar, a menudo por las mismas razones de siempre: amor, honor y dinero. Pero aunque la guerra no cambie la forma de combatirla sí lo hace. Por lo que hoy hablaremos sobre la guerra en el espacio. Sobre armamento espacial.

Me hubiera encantado hablar sobre naves espaciales en general, pero la información es demasiado extensa para un único artículo por lo que solo hablaré de armamento y cómo defenderse. Que ya es bastante. Este artículo se divide entres partes. La primera habla de las armas y sus efectos. La segunda sobre las defensas existentes. Y la tercera sobre los puntos débiles de una nave espacial y por qué serán el blanco de estas armas. Adicionalmente, habrá un breve apunte sobre el (des)uso estratégico de las naves capitales.

Armamento espacial

En la guerra naval hasta el siglo XX se fue imponiendo la idea del barco monocalibre; es decir, que el armamento dentro de una nave de combate estuviera unificado. Así se puede apreciar en los famosos navíos de 84 cañones de las guerras napoleónicas o en la aparición de los acorazados dreadnought con sus cañones de 305 mm. Esta corriente de pensamiento fue consecuencia de que los barcos tendían a abrir fuego contra el enemigo en cuanto estaba al alcance de sus armas. Los cañones más grandes eran los primeros que se disparaban; a menudo, los únicos.