• contacto@carlosperezcasas.com

Archivos de la etiquetas Asimov

Segunda Fundación

Se acabó. Ha sido un gran placer. Nunca me había gustado especialmente la ciencia-ficción (sí, a mí). Pero tras leer esta obra creo entender lo que representa la ciencia-ficción. Ha llegado la hora de hacer una breve apología de ella. Esto es Segunda Fundación, de Isaac Asimov.

Según mi opinión existen tres pilares que garantizan la calidad de un libro: los personajes, el trasfondo y la trama. El propósito de escribir ficción es dar rienda suelta a nuestra imaginación. Escribir una novela histórica nos proporciona unos cimientos sólidos pero nos ata a los acontecimientos que ya han ocurrido, obligándonos a seguir un rigor histórico si queremos ser fieles. En caso de que no queramos serlo podemos avanzar a una ficción completa.

El término “ciencia-ficción” queda casi invariablemente ligado a “futuro”. ¿Por qué? Porque el futuro no ha sido alcanzado y sus posibilidades y variables están aún abiertas. El camino está siendo recorrido y mientras llegamos al final no sabemos cómo lo que estamos construyendo afectará a su resultado. El futuro puede ser tremendamente inconstante. He ahí sus maravillosas posibilidades. Nos permite desarrollar nuestro trasfondo para determinar la trama y quienes se ven envueltos en ella sin ataduras, dejando completa libertad a la imaginación.

Si en el primer libro me había quejado de la fugacidad de los personajes en este tercer volumen adquieren un memorable protagonismo, no son los observadores del Plan Seldon. Ahora son conscientes de él y no creen en su indestructibilidad. Temen a quienes tienen el poder del alterarlo: el Mulo y la Segunda Fundación. Creo que esa es la explicación de por qué quieren destruir la Segunda Fundación.

Las motivaciones del Mulo son obvias: la Segunda Fundación se interpone en su conquista de la Galaxia. Pero, ¿qué sucede con los habitantes de la Primera Fundación? ¿Cuáles son sus motivaciones para destruir quien hasta ahora les ha mantenido a salvo? ¿Acaso quieren sentirse plenamente libres? ¿Se sienten como marionetas en la gran telaraña galáctica de Seldon? Así es, pero ¿no era acaso el plan desde el principio? ¿Dejar que las crisis se sucedieran hasta el éxito final? Observamos pues la lucha entre quienes desean preservar el plan original y quienes no quieren considerarse esclavos del destino. Una lucha digna de una saga de ciencia-ficción.

Por último, llegando a una valoración más personal si cabe deseo añadir que el mitificado Hari Seldon fue un megalómano con ansias de poder cuya creación, las Fundaciones, fueron el resultado de amañar el destino para que favoreciera a la Primera Fundación, llamada a ser el Segundo Imperio. La Segunda Fundación no es sino el perro guardián de Hari Seldon que se aseguraría de que NADIE pudiera interferir con su plan. Arrebatando a cualquier alternativa sus posibilidades. Si quieres leerlo, aquí te dejo un link de Amazon.

 

¿Quieres estar al tanto de otras reseñas, artículos o si añado más clases sobre Brandon Sanderson y cómo escribir fantasía y ciencia ficción? Te puedo enviar un correo electrónico sin ningún problema. Tan solo tienes que suscribirte a mi lista de avisos. Además, recibirás un regalo de bienvenida.

Fundación e Imperio

Ahora sí. Este libro sí que ha sido bueno. He disfrutado ambas partes de Fundación e Imperio, tanto El general como El mulo. Por fin aparecen personajes dispuestos a hacerle frente al determinismo de Hari Seldon. Hombres que no tienen fe ciega en el psicohistoriador y creen que pueden alterar el Gran Plan.

Fundación e Imperio, dos libros en uno

En la primera parte, El general, somos testigos de los intentos del Imperio por no desmoronarse. Pese a estar herido de muerte es aún un estado poderoso y solo hace falta la aparición de un brillante general para demostrar al universo que siguen siendo poderosos y son capaces de alargar la agonía de su supervivencia algunos años más. Estamos ante un militar obsesionado con la sombra del Antiguo Imperio y dispuesto a restaurarlo. Sin embargo, su propia brillantez rivalizará con la del Emperador y esa será su ruina. Asimov nos introduce en el poder de los militares y los peligros que entraña para aquellos que han jurado proteger. La popularidad otorga enemigos y ambición a partes iguales y ningún monarca tolerará no ser el astro más brillante del firmamento.

La segunda parte de Fundación e Imperio, El Mulo, rompe con el esquema determinista con el que Asimov ya tenía acostumbrado al lector. Se nos había prometido el éxito de la fundación y tuvimos fe en ello. Ay cuando nuestra fe se resquebraja por la aparición de un elemento imprevisto. El Mulo se nos presenta como la impensable alternativa y la desviación del plan original. La determinación de ese único hombre es capaz de someter el que parecía que iba a ser el más fuerte de los estados y son los que tuvieron fe en Seldon los que ya no pertenecen a la Fundación. Es el encumbramiento de un líder capaz de movilizar a la población y ganarse la lealtad de quienes tienen poder. Es la perversión de la utopía a través del golpe de Estado. Deseando completar la saga. Si quieres leerlo, aquí te dejo un link de Amazon.

¿Quieres estar al tanto de otras reseñas, artículos o si añado más clases sobre Brandon Sanderson y cómo escribir fantasía y ciencia ficción? Te puedo enviar un correo electrónico sin ningún problema. Tan solo tienes que suscribirte a mi lista de avisos. Además, recibirás un regalo de bienvenida.

Fundación

Inauguramos la sección de reseñas literarias con un clásico de la ciencia ficción: Fundación, de Isaac Asimov. Fundación es la primera novela de la Trilogía de la Fundación y en ella se relata la caída del Imperio Galáctico y el ascenso de la Fundación para llenar ese vacío de poder. En esta primera entrega el Imperio parece indestructible pero un psicohistoriador, Hari Seldon, predice que el fin del Imperio está próximo y el mejor modo de minimizar las consecuencias de la caída es elaborar una Enciclopedia Galáctica que almacene los conocimientos del Universo antes de se pierdan.

La Primera Fundación

Leyéndolo me dio la impresión de que lo importante en este libro es la historia narrada y el trasfondo que se nos va desvelando, no los personajes. Es decir, tengo la impresión de que Asimov estaba más interesado en contar el qué, y no el quién.

Conforme avanza la lectura podemos que los acontecimientos se suceden sin que los personajes apenas tengan participación en ellos. Son esclavos de su destino, un destino que fue previsto, o tal vez creado, por un hombre: Hari Seldon, el psicohistoriador. Cuyo paso por el libro es tan breve como el de los demás. Aunque decisivo. Todo cuanto apreciamos de él es que tiene un plan para minimizar los efectos de la caída del Imperio. Un plan que para tener éxito debe ser seguido al pie de la letra.