• contacto@carlosperezcasas.com

Archivos de la etiquetas Ideas para tu novela

Transformar un héroe en villano en siete pasos

Hoy te traigo un contenido muy interesante, Transformar un héroe en villano en siete pasos. Pero no es de mi propia cosecha. Cuando exploras la blogosfera te puedes encontrar cosas muy interesantes que compartir. Algunas te marcan mucho. Y otras son tan buenas que necesitas hacer algo mas. Como traducirlo. Este artículo fue originalmente publicado en inglés en Mythcreants.com y, tras contactar con la página web, obtuve el permiso de Chris Winkle, autora del artículo, para traducirlo. Este, y el de Cómo crear un arco de redención para tu villano, que publicaré la próxima semana. Sin más demora y con gran expectación, vamos a ello.

Transformar un héroe en villano

Lo que las secuelas de Star Wars deberían haber hecho.

Con ningún arco de personaje se mete tanto la pata como aquellos que envían personajes buenos hacia caminos oscuros. Probablemente debido a que es difícil comprender cómo alguien podría convertirse en malvado. Sin embargo, cuando estos arcos se hacen bien son increíblemente poderosos. Para ayudarte a dominarlos, te mostraré paso a paso mi estructura para hacer que los héroes caigan en desgracia. No es el único método que puedes utilizar, pero cumple su labor.

Alerta de spoiler: Los 100, primera temporada, y Avatar: The Last Airbender, tercera temporada.

Ascensor espacial: la alternativa al transbordador

Como escritores de ciencia ficción siempre estamos a la caza de conceptos y artefactos que enriquezcan nuestras novelas. No lo hacemos solo por motivos estéticos sino porque su misma existencia nos proporciona nuevas líneas argumentales y conflictos que ofrecer a nuestros personajes. Hablo, cómo no, de worldbuilding. Hoy os traigo una de esas maravillas de la ingeniería que aún no se ha hecho realidad. Pero confío en que terminará por llegar. Se trata del ascensor espacial, una obra de infraestructura mucho más realista de lo que parece y que os expongo a continuación.

¿Qué es un ascensor espacial?

En las novelas de ciencia ficción es habitual encontrar puertos espaciales donde diferentes mercancías se descargan. El comercio interplanetario parece un negocio muy lucrativo, como ya expuse en el artículo sobre minería espacial. Sin embargo, llega un momento en el que esas mercancías tienen que ir a un planeta, pues no todo puede ser consumido en las estaciones. Y nuestra enemiga la logística entra en escena.

Mundo colmena: industria y superpoblación

La primera vez que oí hablar del concepto mundo colmena fue durante una partida de rol de Dark Heresy. El concepto me chocó de inmediato. Mundo colmena. Tenía sonoridad, tenía simbolismo. Era un nombre perfecto para lo que representaba: un planeta superpoblado hasta el extremo donde lo artificial se había convertido en el paisaje. ¿Puedes imaginarlo? Estructuras metálicas y de hormigón que se extienden más allá de donde alcanza la vista, abarcando la línea del horizonte. Chimeneas industriales vomitando humo y ceniza. Enormes autopistas colapsadas. Grandes naves de transporte luchando por un hueco en el espaciopuerto. Masas humanas apretujadas en calles repletas de reclamos publicitarios y puestos de comida ambulantes. Si aquello no era un escenario de ciencia ficción, no sé qué podía serlo. 

Mundo colmena

Industria más allá del horizonte

No mucho después me pregunté, ¿y de dónde sacan la comida? El propio trasfondo del reglamento de Dark Heresy me contestó: el agrimundo. He aquí las dos caras de la misma moneda. De este modo, con esa idea volviendo a mi cabeza años después, nace un artículo sobre cómo utilizar un agrimundo en tu novela de ciencia ficción y otro, este, sobre cómo hacerlo mismo con un mundo colmena.

La dinámica ciudad-campo, a escala planetaria

Agrimundo y mundo colmena. Industria y agricultura. Ciudad y campo. Son conceptos que no nos son desconocidos y que forman una parte esencial de nuestra vida, de nuestra economía. Cualquier especie inteligente, incluida la especie humana, que habite nuestro universo de ciencia ficción deberá solucionar el clásico problema de obtención de recursos. Por ello, me resulta necesario profundizar en los dos sectores básicos de producción: la agricultura y la industria. A escala planetaria. Si vas a crear un imperio galáctico tendrás que saber de dónde se consiguen los recursos. Y si esos lugares se pueden convertir en escenarios, mejor que mejor.

Agrimundo: producción alimenticia para tu imperio galáctico

No importa en qué mundo vivas, la gente tiene que comer. Eso no va a cambiar, por muchos años que transcurran. Y si lo que transcurren no son años, sino siglos y milenios, tal vez te encuentres con que las fuentes de producción de alimentos han alcanzado tal magnitud que pueden llegar a ocupar todo un planeta. Agrimundo, lo llaman algunos en la ciencia ficción. Yo me sumo a ellos.

Agrimundo: comida sin fin

Imagen: Star Was Wikia

El agrimundo es ese planeta cuyo principal, casi absoluto, producto es el alimento. No importa si este se sustenta en grano, algas, insectos ricos en proteínas o ganado, la economía de este lugar está especializada en la producción alimenticia. Tal es así, que se generan unos increíbles excedentes que necesitan un comprador externo. El mejor amigo de esos excedentes es el mundo colmena, un lugar densamente superpoblado e industrializado, lleno de bocas que alimentar y que no produce su propia comida.

La dinámica ciudad-campo, a escala planetaria

Agrimundo y mundo colmena. Industria y agricultura. Ciudad y campo. Son conceptos que no nos son desconocidos y que forman una parte esencial de nuestra vida, de nuestra economía. Cualquier especie inteligente, incluida la especie humana, que habite nuestro universo de ciencia ficción deberá solucionar el clásico problema de obtención de recursos. Por ello, me resulta necesario profundizar en los dos sectores básicos de producción: la agricultura y la industria. A escala planetaria. Si vas a crear un imperio galáctico tendrás que saber de dónde se consiguen los recursos. Y si esos lugares se pueden convertir en escenarios, mejor que mejor.

Corporaciones

Corporaciones: el poder fáctico de mañana

Tal y como señalábamos en el capítulo sobre minería espacial, hay un gran negocio esperando en las estrellas. Pero la extracción de recursos mineros no es el único. A medida que la sociedad evoluciona, tanto a nivel tecnológico como social, van a apareciendo una serie de necesidades que ofrecen grandes beneficios para aquellos dispuestos a satisfacerlas. Llegará un momento en el que la magnitud de estos negocios y su inmensa ramificación obligará al surgimiento de nuevos modelos económicos cuya piedra angular será la especialización. Las corporaciones.

Construimos mundos mejores, los nuestros

¿Qué son las corporaciones y por qué hablar de ellas?

Este artículo es una mezcla de especulación y ambientación. Lo que pretendo es ofrecer mi punto de vista sobre el uso de corporaciones en la ciencia ficción. Su origen. Su futuro. Su psicología. Todo lo que hay aquí pertenece al campo de la ficción, pero está basado en hechos reales. Como todo. Lo primero, ¿qué son las corporaciones?

Las corporaciones son la respuesta privada a los problemas de abastecimiento que los organismos públicos (sean estos gobiernos autónomos o gigantes confederaciones interplanetarias) no pueden hacer frente debido a los inevitables retrasos administrativos que una burocracia siempre en crecimiento. También son quienes administran los planetas a los que la civilización aún no ha llegado, encargándose del gobierno de colonias que algún día se convertirán en auténticos mundos habitados. Por todos estos servicios, cobran. Y con suficiente dinero, puedes aumentar tu negocio, para que genere más beneficios, hasta que llegue el momento de comprar poder.