Carlos Pérez Casas

Escritor de ciencia ficción y fantasía

Movimiento transhumanista y transhumanismo

El movimiento transhumanista no es de ciencia ficción

Estamos dando los primeros pasos hacia el transhumanismo, no nos engañemos. Hoy te voy a hablar del movimiento transhumanista y los intentos por escapar de la naturaleza de lo que somos. Y lo haré con propiedad. ¿Por qué? Porque yo mismo he sentido en mi cuerpo los beneficios temporales de algunas sustancias  y… sus efectos son reales y palpables. Te lo aseguro.

El movimiento transhumanista a día de hoy

Movimiento transhumanista y transhumanismo

He sido víctima del movimiento transhumanista, pero quizá tú también. ¿Eres asmático y te medicas? ¿Tienes un implante? ¿Usas lentillas? ¿Lentillas y transhumanismo? Si piensas que esta relación es estúpida, medita acerca de la esperanza de vida de un miope viviendo en una selva. Ha habido muchos en la historia. A escala internacional.

El homo sapiens ya está cambiando, pues está integrando elementos químicos, genéticos, biológicos o tecnológicos en su cuerpo: es el movimiento transhumanista. No voy a detenerme en un análisis ético sobre el asunto de sí debemos tomar o no ese camino. En este artículo solo pretendo especular teniendo en consideración los elementos existentes en el pasado y el presente. Así pues, ¿qué nos depara el futuro?

Te mostraré cómo mejorar a nuestra especie de forma puntual y temporal, sin que por ello dejemos de ser humanos. Es decir, sin tener que llegar al “transhumanismo de nacimiento”.

El homo sapiens ya está cambiando, pues está integrando elementos químicos, genéticos, biológicos o tecnológicos en su cuerpo: es el movimiento transhumanista. Clic para tuitear

Sin llegar al transhumanismo

No es necesario modificar nuestro hardware ni nuestro software por completo. Con estos elementos no cruzaremos la línea que marca los límites del homo sapiens. Solo será una adaptación puntual y temporal ante algunas actividades y escenarios que pueden ocurrir en un futuro.

¿Y estos métodos no son nocivos para la salud? En algunos casos implican una contrapartida en nuestra salud a largo plazo, e incluso a corto. No obstante, también es posible encontrar formas  que no dañan a nuestro organismo, como el trasvase de sangre del que te hablaré más adelante.

El pre transhumanismo biológico

pre Transhumanismo biológico

El movimiento transhumanista asociado a la biología es, sin duda, el que más tiempo ha acompañado a nuestra especie. Cocinar la carne fue un acto de nuestros predecesores que tuvo unas repercusiones muy importantes en la evolución de nuestra especie. Optimizamos nuestra nutrición y desarrollamos un cerebro más grande que el de nuestros primos genéticos.

Voy a saltarme varios escenarios históricos que tienen al transhumanismo biológico como protagonista, para contarte un caso muy cercano y que te pondrá los vellos de punta.

En los años 80 del pasado siglo, hay voces que afirman que las atletas de lanzamiento de la extinta RDA (República Democrática de Alemania) fueron objeto de una terrible e inmoral forma de dopaje. Por desgracia también fue muy efectiva, y varios récords llevan más de 30 años imbatidos.

Se dice que eran embarazadas por sujetos relacionados con la profesión repetidas veces, y fueron sometidas a abortos avanzados para que sus cuerpos liberaran el exceso de hormonas masculinas propia del embarazo humano, que mezclado con el entrenamiento pudo dar como resultado muchos de los records casi imbatibles en categorías donde la fuerza es crucial…

Las posibilidades en la ciencia ficción son muchas si atendemos a las peculiaridades de la naturaleza conocida y no solo de nuestra especie.

¿Ejemplos de movimiento transhumanista y biología?

Piensa en aquellas especies eusociales que tienen definida su morfología según su alimentación en la etapa de larva (hormigas y abejas). Recuerda que en la ciencia ficción hay más especies que la nuestra, si el creador así lo desea.

Pero vuelvo a los humanos para puntualizar que la mejora biológica más indetectable es aquella en la que no es necesario usar sustancias ajenas al cuerpo ¿Y es eso posible? Pues sí. En el presente, extraer sangre propia en un gran momento físico para reincorporarla meses más tarde a nuestro organismo, ha demostrado tener unos resultados muy efectivos en la mejora de nuestras capacidades.

En España es conocido este método a causa del impacto mediático que tuvo la Operación Puerto en el mundo del deporte, y la multitud de sangre humana halladas en neveras.

Por otro lado, mascar hoja de coca para evitar los efectos del esfuerzo continuado a grandes alturas puede considerarse otra forma ancestral de pre transhumanismo biológico, ¿pero quién dice que no es posible encontrar sustancias naturales parecidas en otros planetas? En Dune, la panacea es la especia melange, por ponerte un ejemplo.

La melange en el movimiento transhumanista

Simbiosis

¿Tan extraño resulta pensar que podríamos encontrarnos con un organismo extraterrestre que pudiera acabar en una simbiosis con nosotros? En la ciencia ficción ni siquiera es obligado narrar historias humanas, y algunas especies conocidas han desarrollado una relación simbiótica durante millones de años que les ha permitido subsistir.

¿Ejemplos?  El pez piloto es protegido por el tiburón, a la vez que limpia sus dientes, boca y ojos.  También el cangrejo ermitaño y ciertas anémonas de mar, donde el primero es protegido por los tentáculos urticantes de la anémona, y la última disfruta a cambio de la movilidad del cangrejo para mayor disponibilidad alimenticia.

El movimiento transhumanista y la química

Movimiento transhumanista y drogas

Es el que más desarrollamos en el siglo XX. Muchas drogas conocidas derivan de la investigación sobre cómo mejorar al homo sapiens. Es conocido que los soldados han sido sometidos a sustancias que fomentaban su belicosidad, aumentaban su fuerza, u optimizaban el control del pulso. Y no solo soldados, también trabajadores que por la naturaleza de su profesión supone una ventaja temporal el uso de sustancias; muchas ilegales.

Betabloqueantes

Son aquellas sustancias que sirven para ralentizar el ritmo cardíaco y la presión arterial. Una joya peligrosa para francotiradores y todas las actividades donde la precisión sea fundamental.

Estimulantes

Para estar más despierto y demorar la fatiga. Muy usados en entornos bélicos y laborales.

Esteroides

Sustancias que aumentan la masa muscular. Fueron muy usadas en soldados, pero el auge de la robótica da menos protagonismo a este recurso con bastantes contraindicaciones.

Analgésicos narcóticos

Al margen de mitigar el dolor, siempre han sido un foco de sustancias prohibidas y consumidas por la población. Muy adictivas.

El transhumanismo químico en la ciencia ficción

Las mejoras a través de sustancias químicas están muy presentes en el género del cyberpunk, pero demasiado asociado al concepto de droga en muchos de los casos. Por ese motivo creo que sigue siendo el transhumanismo tecnológico el que realmente adquiere el protagonismo en dicho subgénero.

Sin embargo, es probable que las drogas artificiales sigan existiendo —y consumiéndose— por lo que no es incoherente encontrar tramas que mezclen los beneficios puntuales de una sustancia, y el alto precio de ser adicto a ella, como sucede en Un mundo feliz, de Aldous Huxley. No es transhumanismo, pero sí el uso de sustancias para controlar a la población por parte del estado.

El pre transhumanismo genético

Movimiento transhumanista y genética

Este tipo de transhumanismo se refiere al desarrollo de la ingeniería genética para usos no imprescindibles ni terapéuticos. Estamos hablando de que se puede mejorar nuestra base genética después de haber nacido.

El pre transhumanismo genético es cambiar los ladrillos de los que estamos hechos

Un ejemplo: si antes era necesario inyectarnos una sustancia repetidamente, ahora podemos inyectarnos un gen que produzca a partir de ese momento esa sustancia desde dentro de nuestro organismo.

¿Sería posible adaptarnos a la radiación leve o al exceso de oxígeno de un nuevo planeta mediante esta técnica? El primer paso es la extinción de ciertas enfermedades, pero no me cabe la menor duda de que el uso de la genética por el movimiento transhumanista puede ser la causa futura de una de las mayores desigualdades entre los humanos.

¿Os imagináis un futuro en el que unos puedan acceder a mejoras génicas y otros no? Personas exentas de enfermedades que tú podrías tener, ciudadanos ricos que pueden colonizar nuevos planetas gracias a la autoedición genética, congéneres que tendrían asegurada una esperanza de vida mayor por el mero hecho de que tienen el privilegio y la ventaja de hacerse con tal tecnología. Se trata del primer gran paso hacia el transhumanismo, aunque siguiéramos sujetos a la mortal coraza biológica.

Tecnología y movimiento transhumanista

Hay algo que vendrá y nos hará replantearnos cuánto apreciamos nuestros carnosos cuerpos: la integración de la tecnología en nuestro organismo.

Movimiento transhumanista e implantes tecnológicos

Los  protésicos

Hasta hace menos de un siglo el rey de las prótesis era la pata de palo. Los avances tecnológicos nos han llevado a una verdadera revolución protésica desde principio del siglo XXI.

Niños sordos que escuchan por primera vez gracias a implantes cloqueares. Exoesqueletos para personas con problemas psicomotrices. Brazos y piernas robóticas con posibilidad de manipular objetos a voluntad del usuario…

Los implantes

Los implantes son un clásico de la ciencia ficción. Son excesivas las ocasiones que versan sobre el control de la voluntad —como ocurre en el caso de Neuromante—, pero también es cierto que la mayoría de historias de ficción apuntan lo que parece ser más evidente: en algún momento integraremos el poder de la tecnología con nuestro cerebro de forma física. Así sucede en la novela Hyperion. Quizá nuestro cerebro no pueda comunicarse con la mente de otros, pero con ayuda de un implante cerebral, sí.

No voy a apostar sobre cuándo llegará ese momento, pero llegará. Ese día supondrá una revolución. Y si esa revolución es para unos pocos, olvidémonos de la igualdad por la que tanto ha luchado el ser humano desde hace 300 años.

Es normal que este tema sea carnaza de la CiFi. Me viene a la mente Ghost in the Shell, donde abundan estas tecnologías. Me parecen mucho más probables que la mutación de los componentes de la Segunda fundación y de El Mulo en la trilogía de La fundación de Asimov.

El transhumanismo es un largo camino que ya empezamos a recorrer hace siglos. Ahora solo estamos cogiendo carrerilla, pero no atisbamos el final del sendero en el lejano horizonte. Eso sí, sabemos el siguiente camino que debemos tomar cuando el movimiento transhumanista concluya: la postbiología. Un recorrido en pos de abandonar las cadenas biológicas que nos atan tanto a la vida como a la muerte.

¿Qué será del futuro según el movimiento transhumanista?

En un mundo ideal todos tendrían acceso a estas tecnologías ¿Será así? No parece. Por tanto supone una ventaja y podemos hablar abiertamente de la desigualdad tecnológica puede afear el largo proceso hacia el transhumanismo.

En un supuesto mundo futuro, quizá sus habitantes se pidan voluntarios para cambiar sus limitadas y carnosas extremidades por productivas prótesis biotecnológicas, víctimas de la automatización del trabajo.

Hasta aquí el artículo sobre movimiento transhumanista

Espero que te haya gustado el post, y gracias, Carlos, por dejarme un hueco en tu casa. No dejes de leer sus artículos; pocos hay que mimen tanto el worlbuilding tecnológico y sociopolítico en su blog.

Alejandro de Valentín es el autor de este artículo sobre movimiento transhumanista

Me llamo Alejandro de Valentín, escribo ciencia ficción, soy experto en ciencias sociales, y estoy volcado en el marketing digital. Puedes encontrarme en mi blog, Facebook o Twitter.

Visitar el blog

«Si especular fuera pecado, ya me habrían asignado el infierno antes de nacer.

Tecnología, ciencia, sociedad, política… en mi cabeza son solo extremidades de un mismo cuerpo. Me encanta jugar a predecir sus próximos movimientos, con millones de posibles tramas circulando por los vasos sanguíneos que comparten».

Anterior

Escape de 21-13, de David Monedero

Siguiente

Horizonte 6, de Caryanna Reuven

  1. Ernesto Cisneros-Rivera

    Excelente artículo a cargo de Alejandro de Valentín. Fue un placer su lectura. Gracias a Carlos por tenerlo como autor huésped.

    Abrazote desde ese lado del Atlántico para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén