El Reino, película con un villano protagonista

⇨ Cómo crear un VILLANO protagonista: «El Reino»

Por un lado, siempre me han gustado las historias en las que el villano gana. Me parecen un giro interesante con el que da miedo a comprometerse como escritor, principalmente porque no se quiere ofender al público (que mayoritariamente pide un final feliz). Por otro lado, todavía más interesante resultaría crear una novela con un villano protagonista, que centra la atención del lector/espectador y cuenta con su simpatía. ¿Simpatía? ¿El villano? Pues sí, dos son los ejemplos recientes en el cine: Thanos, en Infinity War y Manuel López-Vidal, en El reino. Veamos qué podemos aprender sobre este último.

Sobre el villano protagonista y los spoiler

Puede que te hayas asustado al leer más arriba «historias en las que el villano gana». Y tienes razones para hacerlo. Si no has visto la película de El Reino, de Rodrigo Sorogoyen, deja de leer este artículo, porque quizá suelte algún spoiler sobre la película al hablar de los métodos del villano protagonista y cómo consigue sus objetivos. Lo mismo se aplica para Avengers: Infinity War, aunque esa ha sido más mainstream y es probable que la hayas visto.

¿Por qué queremos ver a más villanos que sean protagonistas?

¡Porque son geniales! Porque a los lectores nos gustan las novedades, y nos gustan los villanos. ¿Por qué no hacer algo nuevo con los villanos y darles protagonismo en tu novela? A ver, no nos calentemos y pensemos que vamos a inventar la rueda y el fuego. Escribir novelas donde los villanos son los protagonistas no es algo nuevo; sin embargo, son aves extrañas que el público reclama. Aunque aún no lo sepa.

La verdad es que los villanos protagonistas son más comunes de lo que creemos, especialmente en las historias de índole criminal: Los Soprano, por ejemplo, tiene un repertorio de villanos, y Breaking Bad tiene una historia similar. Y ambas series fueron muy exitosas.

Esto nos indica que hay una cierta morbosidad satisfactoria en alinearse del lado de los malos, como ha ocurrido con la serie de Juego de Tronos (¿quién era el malo allí?, me atrevo a preguntar) donde nuestras lealtades han oscilado entre diversas casas. Y es que los personajes polémicos (esto es, bien trabajados) se convierten en un imán para futuros seguidores. Y no hay nada más polémico que un villano simpático, que se lo digan al Joker o Darth Vader.

Es nuestra oportunidad de crear un villano protagonista

El alguacil

Pero ni el Joker ni Darth Vader son protagonistas de sus historias, no son el motor que mueve la trama. Y así, como escritores, se nos presenta una oportunidad de experimentar a la vez que nos hacemos un pequeño hueco en el mercado editorial: crear un villano protagonista.

Considero que deberías plantearte la posibilidad. Con el auge de los antihéroes, especialmente en el género grimdark, creo que hay margen para dar un paso más y escribir novelas donde el villano es el protagonista.

De hecho, esto fue una de las razones que me impulsó a escribir El alguacil. Quería un villano protagonista, y ver cómo se desarrollaba dentro de una trama que no iba orientada hacia su beneficio. Me gusta el resultado. Y me gustan las reseñas.

Los villanos y este blog

Quizá ya te has dado cuenta de la especial atención que le dedico a los villanos en mi blog, porque me parecen un pilar esencial de toda historia. Son personajes que enfrentan tantas o más dificultades que los protagonistas, pero fracasan; y por eso necesitan un cuidado especial.

Algunos de los consejos que verás aquí proceden de mi artículo cómo crear personajes, pero también quiero mencionar dos traducciones sobre el tema: cómo crear un villano paso a paso, y el camino inverso, redención para tu villano. Puedes consultar ambos artículos para profundizar en la creación de tu villano protagonista.

¿Cómo crear un villano protagonista?

Pues como cualquier otro personaje, para qué te voy a engañar. Debes tratar a tus villanos con el mismo mimo que otros personajes. Aunque existen cinco puntos que debes tener en cuenta:

  1. ¿Qué es un villano?
  2. ¿Cuáles son sus motivaciones?
  3. ¿Quién se opone al villano?
  4. ¿Quién le ayuda y por qué?
  5. ¿Qué métodos utiliza para tener éxito?

Como puedes ver, estos elementos clave no son muy diferentes a los consejos que puedes encontrar sobre como crear personajes. Y eso es algo que quiero resaltar (otra vez): un villano es un personaje. Tan solo necesita un nivel extra de complejidad.

Un villano es un personaje. Tan solo necesita un nivel extra de complejidad. Clic para tuitear

1. No es un antihéroe, es un villano

Hagamos una breve distinción. Un antihéroe (o héroe negro) es un protagonista que carece de las virtudes del héroe y a veces comete actos malvados si estos pueden acarrear el bien. El personaje que se salta las normas si así consigue detener los planes del malvado.

Por otro lado, el villano es quien se sirve de actos malvados (ya sea robar, matar, traicionar o pegarle fuego a una ciudad) para cumplir objetivos ilícitos que le benefician personalmente. Todo cuanto sirva a sus propósitos, será utilizado.

Al Capone: «Puedes conseguir más con una pistola y una palabra amable que solo con solo una palabra amable». Pero a veces la segunda opción también será válida para tu villano. Clic para tuitear

Cuando estés escribiendo una escena, valora las posibles acciones de tu personaje, e incluye aquellas que son inmorales o ilegales. Tu personaje no está obligado a tomar siempre la decisión maligna (especialmente si esta puede traer consecuencias indeseadas, como presencia policial o venganza de los afectados), pero al menos debería estar en el repertorio de posibilidades.

2. Sus objetivos y motivaciones

Es un villano y hace cosas de villanos. Lo más sencillo sería organizar la novela para que provoque el mal (destruir el mundo, robar el dinero, matar a la reina…), que es el objetivo típico de este tipo de personajes.

Sin embargo, a la hora de crear un objetivo para tu villano deberías tener presente el «por qué», la esencia de la historia. A menudo los protagonistas ordinarios (los héroes) son pasivos respecto al villano, el héroe reacciona al plan del malo cuando es testigo de lo que suceda en el prólogo de la novela. Aquí debes ser proactivo, el villano debería tomar la iniciativa, y eso, como en todo personaje, requiere motivación.

Ozymandias y el villano protagonista
Ozymandias tiene un plan similar a Thanos: matar a unos para salvar a otros.

¿Qué le motiva a llevar a cabo su plan maestro? ¿Por qué necesita tener éxito? ¿Son sus guerras una forma de mantener distraída a una plebe harta de mal gobierno? ¿Sus asesinatos son una medida desesperada para acumular una energía vital que se le desvanece? ¿La traición una forma de proteger a su despreciable madre?

Si transmites adecuadamente esa información al lector (cuidado, sin abrumarle con infodumping) conseguirás un mayor realismo e inmersión en tu historia. Nada de esto debería ser nuevo para ti, ya que todo personaje requiere de ese trasfondo y motivación, pero eso no hace sino resaltar la importancia de construir un villano protagonista como cualquier otro personaje, aunque con planes más perversos. Tiene defectos, tiene fortalezas… y se sirve de todo eso para hacer el mal.

Debes crear un villano como cualquier otro personaje, con sus defectos, sus fortalezas y sus motivaciones. No es muy diferente a tus héroes, salvo que sus planes son perversos. Clic para tuitear

Veamos lo que motiva a Manuel López-Vidal, y a Thanos.

Manuel López-Vidal, el político corrupto

Manuel López-Vidal, el villano protagonista de El Reino, es un político corrupto dentro de una trama donde todos son tan mezquinos como él. Todo apunta a que, en un futuro cercano, podría ser el próximo líder de su partido. Sin embargo, los escándalos de corrupción saltan y se hace necesario responsabilizar a alguien para salvar la imagen común.

De este modo, López-Vidal se convierte en el cabeza de turco, maniobra orquestada por sus rivales dentro del partido (los que anhelan ese puesto de futuro líder). Los antiguos amigos le dan la espalda; la manada de lobos se mofa de quien hace poco solo recibía alabanzas. Es la naturaleza de la política.

Sin embargo, este hombre no se dejará aplastar, López-Vidal abraza la venganza como mecanismo de supervivencia y se dispone a recoger pruebas incriminatorias para extorsionar a los demás. «Si yo caigo, todos caéis conmigo». En el fondo no piensa acudir a la policía, solo es su chaleco salvavidas. Actos malvados, para beneficio personal. Un villano protagonista.

Thanos, el cruzado oscuro

A simple vista, las motivaciones de Thanos son algo más «altruistas». Testigo del agotamiento de su planeta por la superpoblación, su plan es matar a la mitad de los seres del universo para salvar a la otra mitad. Pese a lo drástico de sus métodos, podríamos simpatizar con su causa, pero lo que Thanos padece es obsesión ciega. Es incapaz de ver lo equivocado que está y se ha convertido en el paladín de la matanza.

El fallo de su plan es su convencimiento de que el genocidio es la solución al problema, cuando no es así. Matar a la mitad de la gente solo supondría una mayor abundancia de recursos para los supervivientes, lo que desencadenaría en un exponencial crecimiento de la población y reactivaría el problema que Thanos quería prevenir. Matar no es la solución, solo es una expresión de su naturaleza violenta.

Thanos está embarcado en una cruzada destinada al fracaso, y sus actos solo generan dolor y sufrimiento sin aportar ningún beneficio a su causa.

3. Los enemigos del villano

Pueden dividirse en dos categorías: otros villanos y las fuerzas del bien.

López-Vidal: villanos como enemigos del villano protagonista

El primer caso es el más habitual, especialmente en esas historias de criminales, y sucede cuando dos villanos luchan por un mismo objetivo. Se trata de una lucha de poder (ya sea para conseguir territorio donde vender droga, apoderarse de un artefacto mágico o el cargo de Almirante de la Flota Estelar) donde las traiciones, tretas y violencia están a la orden del día.

Esta situación es la más fácil de manejar a la hora de planificar tu novela, porque los más malos son los enemigos de tu protagonista. Aunque debes tener en cuenta la actitud de tu villanos protagonista hacia las potenciales víctimas de este encuentro. ¿Querrán proteger a los inocentes? ¿Les da igual? ¿Pueden obtener beneficios de un comportamiento aparentemente heroico?

En el caso de López-Vidal en El reino se aprecia la necesidad de inculpar a los demás por crímenes que todos (incluido él) han cometido. La esperanza del protagonista es que, si tiene las pruebas, nadie en el partido se atreverá maniobrar contra él. Ya buscarán otro que se coma el marrón. En cierto modo, López-Vidal anhela su readmisión en el club de los corruptos. A la fuerza.

Thanos: el villano contra las fuerzas del Bien

Por otro lado, quien se opone a Thanos son los Vengadores, una mezcla de héroes y antihéroes que luchan del lado del Bien. En este caso podemos considerar a Thanos como un villano puro: su plan es malvado, sus acciones también, y siente indiferencia ante la vida de civiles y paladines de la justicia, cuando cumple sus fines.

Tener a las fuerzas del bien como enemigos te requerirá un esfuerzo adicional a la hora de escribir, pues ellos también deben ser personajes competentes y que gusten al lector. La mejor forma de ensalzar a tu protagonista es oponerlo a alguien digno de él.

4. Aliados, esbirros y… amigos del villano protagonista

Uno de los mayores desafíos que encontrarás es hacer que tu villano resulte empático para los lectores, algo muy complejo dada su naturaleza malvada. Pero existen algunos consejos que pueden ayudarte en este aspecto, y no son muy diferentes a las que se usan al crear héroes.

  • Haz que el villano sea proactivo: cuantas más cosas haga (o intente) más gustará al público.
  • Los fracasos y las tragedias le dan un aire humilde que permite congeniar con él.
  • Si hay gente que lo aprecia, esa gente lo humaniza.

Este último punto es clave, y es el que voy a destacar aquí. La existencia de amigos, familiares y aliados es esencial al establecer lo apreciado que es un personaje. Lo mismo se aplica con villanos. Resulta poco creíble la existencia de una mente criminal que solo tiene esbirros y aliados, especialmente si estos últimos no van a obtener beneficio del éxito del villano.

Dar al villano relaciones personales refuerza su realismo, y es probable que contribuya a esclarecer su motivación para ser malvado. Quizá alguien le hizo sufrir, o que su abuela perdiese el trono que ahora reclama, o solo quiera proteger a lo que queda de su clan de caníbales frente a esos «avances paganos que declaran blasfemia comer carne de los enemigos».

Es importante recordar que tu villano también es humano, y a nadie nos gusta estar solo en este mundo. Añade gente que aprecie a tu villano (no solo fanáticos seguidores) y le habrás dado puntos extra.

5. Los métodos del villano protagonista

Es fácil recurrir a los actos malvados para describir a nuestro personaje. Después de todo, son las acciones lo que definen a una persona. De modo que sí, ten libertad de acción para configurar a tu villano protagonista.

Un villano siempre cree que él es bueno (López-Vidal se ofende cuando le gritan «corrupto» por la calle), el protagonista de la historia, y que los demás se oponen a él. Luego debe estar dispuesto a todo, y valorar siempre cuál es el mejor curso de acción para obtener un beneficio en su plan. Debe estar dispuesto a traicionar a sus amigos, si es necesario.

Un villano siempre cree que él es bueno, el protagonista de la historia, y que los demás se oponen a él. Clic para tuitear

Sobre este punto, debes marcar cuáles son los límites de tu villano (si es que los tiene). Es posible que lo que sería una virtud en el héroe se convierta en una debilidad para el villano. Por ejemplo, podría sentir debilidad por los ancianos, a quienes respeta por haber sobrevivido a un mundo cruel, y causarles daño es una línea que no está dispuesto a cruzar.

Un villano puede mostrar compasión sin que sea una actuación (Thanos perdonó a Tony Stark «Espero que te recuerden» y no había nadie para verlo) porque hacer el mal no siempre es la solución.

Cuando el villano sacrifica esbirros…

Ya te he hablado de la posibilidad de traicionar a sus amigos, si es necesario. Pero esta necesidad debe quedar clara.

Hablemos entonces de un cliché que detesto. Esos villanos baratos que, en algún momento durante su escena de introducción, le pegan un tiro en la cabeza a esbirro nº16. O le rebanan el cuello. A menudo estas ejecuciones se deben a que el esbirro ha fracasado en su misión o (aún más cutre) han dicho algo inoportuno.

Esbirro nº16 le ha dicho «Fuck you» a su jefe. Fuente: Altered Carbon, Season 1

Actos así restan credibilidad a tu villano y son poco eficaces para mostrar «lo malo que es este personaje». Detrás de cada acto malvado debe haber una justificación que permita al lector entender su conducta. Existen actos igualmente malvados que tienen mayor impacto que matar a nº16.

López-Vidal sacrifica su amistad con un compañero de partido, su único amigo, a quien graba confesando actos criminales para poder chantajearle y negociar una salida de la trampa en la que se ve atrapado. Sacrifica la amistad para salvar el pellejo. Si Thanos desea obtener la Piedra del Alma a cambio debe entregar lo que más le importa, de modo que sacrifica a su hija (aquí se aprecia cierto paralelismo con la historia de Agamenón).

Estas maldades son actos justificados, y tienen un mayor impacto en el lector porque las víctimas tienen un nombre y una historia con la que se ha familiarizado.

Hay villanos baratos que sacrifican esbirros porque han fracasado en su misión o dicho algo inoportuno en presencia de su jefe. ¿Qué clase de lealtad genera un personaje así? ¿Y cómo contribuye a sus planes perder ayudantes? Clic para tuitear

Novelas con un villano protagonista

Por último, llega el momento de recomendar lecturas, que no todo debería ser cine. La verdad es que es difícil encontrar novelas donde con un villano protagonista, pero intentaré ofrecerte una pequeña selección.

Está Lolita, donde Humbert Humbert es un pedófilo que narra su atracción por la joven que da nombre a la novela. Frankestein, donde el «buen doctor» crea un monstruo del que luego se desentiende.

El alguacil
Una novela con un villano protagonista

Como ya he mencionado, dentro de las novelas históricas me apetece resaltar uno de mis propios libros, El alguacil, donde el protagonista juega el ambiguo papel de defensor del pueblo y a la vez tirano, que lo fuerza a enfrentarse con los vecinos para conservar su posición social mientras salva las vidas de sus vecinos. Es el villano, como deja claro con su comportamiento, especialmente hacia las mujeres, pero es un mal necesario.

Ya que estamos con el tema histórico voy a seguir con Macbeth (y su esposa, Lady Macbeth) son dos villanos del teatro, si bien el primero es un villano en desarrollo y su mujer es villana desde el principio. La historia de un hombre que desea ser rey porque el destino le dice que lo será (la profecía autocumplida) y Macbeth se ve forzado a tomar acciones para cumplir su destino.

Elantris, otra novela con un villano protagonista

En novelas de fantasía tenemos la trilogía de Malus Darkblade, del mundo de Warhammer Fantasy. Donde, si somos sinceros, el público demanda más y más historias sobre villanos protagonistas, por lo que no es inusual encontrar este tipo de libros dentro del mundillo.

Pero también hay un curioso ejemplo en Elantris, la primera novela de Brandon Sanderson donde el protagonismo se reparte entre tres personajes, y uno de ellos es el villano. Sinceramente, es uno de los villanos más comprometidos que he visto (y además no es muy conocido, así que ya tardar en leer esta obra.

Como siempre, pido ayuda para completar esta lista. No son muchos los libros con un villano protagonista, pero seguro que me dejo alguno. De modo que si conoces más ejemplos te pido que me lo indiques en los comentarios, y ampliaré el artículo. Espero que te haya sido de utilidad y ¡nos vemos!

Comments

  1. Hola. Me gustó mucho tu artículo. Precisamente creo que un buen villano es fundamental, en la película infantil Hércules, Hades se lleva el protagonismo por su forma de ser. Aunque personalmente me quedaría con Walter White y su transformación

    1. Qué tendrán los villanos que nos gustan más que los protagonistas. La respuesta es sencilla: los villanos tienen planes, y los cumplen.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.