Rorys Story Cubes

Story cubes, dados creativos para jugar mientras escribes

Hoy vengo a hablar de Story Cubes. Se trata de unos dados creativos ideales tanto para escritores como para niños y adolescentes que buscan desarrollar su creatividad literaria. Esencialmente, he descubierto que ayuda a romper con el bloqueo del escritor. O rematar una escena que parece que vaga por nuestra novela. Pero también es una de esas herramientas para aquellos que dicen quiero ser escritor pero no están muy seguros de cómo empezar a escribir. Veamos cómo pueden ayudarte estos modestos dados a seguir dándole a la tecla. O pasar un buen rato con los amigos.

¡Que rueden los dados creativos y vengan a mí las historias!

Caja con los nueve dados creativos de Story Cubes
Caja con los nueve dados creativos

Ya iba siendo hora de que hablara de los Story cubes. Veamos. A todos nos pasa que cuando queremos escribir algo nos quedamos atascados tras algunos párrafos y necesitamos una pista sobre cómo seguir escribiendo. O que estamos aburridos una tarde, dispuestos a escribir, y no sale nada. O, peor aún, sentimos que estamos perdiendo soltura con el teclado y queremos recuperarla. No sé a vosotros, pero a mí me pasa. Una de las cosas que hago cuando necesito algo de inspiración recurro a la aplicación de Retos de Escritura que tengo en el móvil, pero no es el único juguete que tengo a la hora de escribir. Hoy vengo a hablaros de Story Cubes. Aunque sé que algunos de vosotros ya lo conocéis me gustaría explicar un poco mi experiencia personal.

¿Qué son los Story Cubes?

Un sencillo juego de nueve dados en el que cada una de las caras presenta una imagen diferente. Al hacer una tirada, nos quedan nueve caras visibles, nueve imágenes, con los que tenemos que crear una historia. Es un ejercicio de creatividad en el que hay que convertir las imágenes en ideas y estas en palabras.

Seis combinaciones posibles en cada dado a partir de nueve dados (y las nueve posiciones distintas que pueden ocupar) son 10.077.696 combinaciones posibles. Diez millones. No es broma, haz las cuentas. Y ahí solo estoy hablando de las imágenes, porque cada imagen puede evocar algo distinto.

Por ejemplo, el dado creativo de Story Cubes nos ofrece una bombilla. Pero puede ser algo más. ¿Tal vez un personaje ha tenido una idea? ¿Se ha oscurecido de repente el escenario? ¿Alguien ha hecho activar la alarma? ¿O una inesperada luz ha revelado un personaje oculto en las sombras que mantiene firmemente aferrado un cuchillo? Todo esto es lo que nos puede surgir con una sola imagen. Y es muy divertido y productivo.

Llevo usándolo durante tres meses y estoy muy satisfecho. De hecho, incluso me incita a escribir sin que tenga que usarlo, basta con tenerlo sobre la mesa. Siento su llamada y me digo «deja de procrastinar y escribe». No siempre le hago caso, cierto, pero la vocecilla está ahí.

Descubriendo Story Cubes

La primera noticia que tuve de que esto existía fue en una charla durante el NaNoWriMo 2016 con Jorge Gonzalvo, delegado en Zaragoza de la iniciativa y miembro de Atrapavientos. Durante la ponencia, nos fue enseñando diversas aplicaciones y recursos para escritores. Había algunos muy curiosas como simuladores del sonido de las máquinas de escribir, programas de escritura que borraban tu texto si no continuabas escribiendo, etc. Pero hubo una que me llamó la atención: Story Cubes de Rory. Jorge Gonzalvo nos explicó que lo utilizaba en sus talleres de escritura creativa con los alumnos de Atrapavientos. Huelga decir que abrí los ojos de par en par. Allí, Luis Constante Luna, yo y otros asistentes nos ofrecimos a hacer una prueba y el Jorge lanzó los dados. Entonces empezó el pequeño juego creativo. Y mi cariño por esos cubos.

En un viejo edificio abandonado tenía la mafia un casino clandestino. Luigi, el viejo contable, hacía cuadrar los números mientras…

No recuerdo cómo seguía la historia, sinceramente. Pero lo importante es que allí, de unas imágenes, surgió la chispa. Fue en ese momento donde decidí hacerme con ellos.

Cómo jugar con los Story Cubes

Set de Story cubes
¡También hay un set de viajes, pistas y acciones!

Tiene la ventaja de que se pueden usar tanto en solitario como con amigos. Y su franja de edad es más que amplia.

Existen diversas formas de «jugar» con los dados creativos. Y la verdad es que la palabra creativo les viene como anillo al dedo, porque a medida que ganas confianza puedes diseñar nuevas reglas de juego: con amigos, con amigos contrarreloj, en parejas de dados o descartando los impares… Las posibilidades son vastas.

La verdad es que podrías hacer algo tan sencillo como tirar los dados y ver qué surge a partir de los dibujos. Yo lo he hecho y no le veo ningún problema. Pero siempre se posible (y recomendable) establecer algunas reglas para hacer la mecánica más interesante. O si eres de los que buscan nuevos desafíos.

Cuando compras la caja básica te viene un pequeño folleto con cuatro modos de juego:

  • Érase una vez. Lanzas los nueve dados y los agrupas de tres en tres. Inicio, nudo y desenlace. Di las palabras mágicas Érase una vez… y a ver dónde te llevan.
  • Mi héroe. Tira tres dados y úsalos para crear un personaje. Después tira los nueve y relata la historia del héroe que acabas de inventar.
  • Historias épicas. Para varios jugadores. El primero lanza los nueve dados e inventa el primer capítulo de una historia. El segundo toma el relevo con otra tirada, pero coherente con el prólogo. Repite el proceso hasta concluir la historia.
  • ¿Sin ideas? Reescribe una novela o película que te guste o una que odies (como El ascenso de Skywalker, ejem, ejem).

Son modalidades muy básicas, pero cumplen su función: calentar tu proceso creativo. También hay que tener en cuenta que puedes interpretar cada símbolo como te venga en gana, busca más lo que te evoca frente a la imagen literal de lo que tus ojos ven.

¿Para qué sirven? Story cubes en mi proceso de escritura

Story Cubes y sus dados creativos en combinación con tu cuaderno de escritor
Tan sencillo como tirar unos dados y anotar las ideas que surjan en el bloc de notas

Desde luego, no los uso a la hora de planificar novelas completas, pero sí para escenas dentro de algún capítulo o, más habitualmente, relatos cortos. De esos de menos de 3.000 palabras. Lo cual me está ayudando a ir escribiendo (poco a poco, lo reconozco) los 52 Relatos de El Libro del Escritor a los que me comprometí. También ayuda a alejarme de los proyectos principales cuando cunde el estrés y la desesperación.

Cuando no estoy escribiendo lo que yo llamo un relato de entretenimiento (escribir porque sí, sin sentido), la mejor forma de usarlo es junto con el cuaderno de escritor. Lanzo los dados y dejo que surjan ideas, las que realmente me gusten las anoto en la libreta, para decidir con posterioridad si hay algo en ellas que me gustaría incluir en proyectos más grandes. A mí me ha servido para diseñar escenas completas, como he dicho, así que recomiendo usarlos conjuntamente. Da mucho juego.

Tanto que uno de esos relatos acabó formando parte de la antología Mundos fantásticos, que puedes conseguir gratis en la web de Lektu. Y todo gracias

Molan los dados para escribir, ¿eh?

Si estás interesado en los dados creativos de Story Cubes pero no sabes cuál comprar te recomiendo el el pack clásico. Solo cuesta diez euros y cumple su función. Es la que tengo yo y la he visto en (algunas) librerías, en la FNAC y en Amazon por si buscas dónde comprar. Para mi sorpresa he descubierto que hay otros sets de dados, agrupados en cajas múltiples que incluyen story cubes con diferentes temáticas:

  • Acciones
  • Viajes
  • Fantasía
  • Pistas
  • Prehistoria
  • Hechizos
  • Éxitos
  • Medicina
  • Intergaláctico

También sé que hay una aplicación digital para el móvil de Story Cubes, pero soy de los que defiende a ultranza el formato físico en dados. Su peso y su sonido reconfortan con cada tirada. También manosearlos mientras decides cómo seguir la historia. ¡Y volver a lanzar los dados creativos!

Este tipo de herramientas para escribir me encantan, así que si sabes de alguna de ellas házmelo saber. Creo que eso es todo por hoy. Si estás interesado en Story Cubes y otros artículos sobre cómo escribir un libro te invito a suscribirte a mi lista de avisos para estar al tanto de novedades.

Comments

  1. Yo tengo la caja básica, la de viajes y las miniexpansiones de fantasía y cifi y ya te digo que mezclarlos es un lujazo. Además de para escribir como tú dices sirven para jugar con amigos o con niños. En un taller que imparto a niños hicimos rol con ellos y todo.
    Genial que se conozcan más y un abrazo.

    1. Author

      Lo de los niños todavía no lo he probado pero es seguro que eso será una locura de creatividad. Dale un niño un dibujo y te hará cosas raras; dale nueve…

      La verdad es que es un uso que no se me había ocurrido. Me lo apunto.

  2. Cuando además de escribir eres profesor, te pueden salvar una clase en la que, por lo que sea, están más movidos de lo normal. Por lo menos si son niños. Y sí, suelen salir unas locuras que dan ganas de apuntarlo todo. Los adultos son distintos, algunos hasta se ponen de mal rollo porque no se les ocurre nada, aunque al final todo el mundo se divierte 🙂

    Un saludo.

    1. Author

      Ay, pero soy profesor (o seré) de niños grandes. Si fuera de Lengua aún podría hacer algo en ese aspecto pero siendo de Historia los juegos que tengo que preparar deben ir orientados hacia otros objetivos.

      Y sí, los adultos se enfadan cuando no les sale lo que quieren.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.